Hacer más con menos, el reto de Henkel

Foto: Especial

Hacer más con menos es el reto que vertebra todos los esfuerzos de Henkel de aquí al 2030. Y eso implica un programa de sustentabilidad que atiende por igual lo macro y lo micro, es decir, el ahorro de recursos en sus procesos productivos disminuyendo su impacto ambiental y redoblar el voluntariado empresarial para estar cerca de niños que carecen de recursos o de mujeres que padecen cáncer.

La compañía global de cosméticos, detergentes y adhesivos para la industria desea crear valor sustentable para sus clientes y consumidores, así como para toda la sociedad. Al mismo tiempo pretende mejorar el uso de recursos y triplicar su eficiencia de recursos a mediano y largo plazo.

A nivel mundial, Henkel redujo 22% el consumo de energía y emisiones de CO2; 26% el volumen de residuos generados por tonelada de producto; bajó 23% el consumo de agua y mejoró 17% la seguridad ocupacional de sus trabajadores.

En general, Henkel fue capaz de mejorar la relación entre el valor creado y su huella de carbono en 42%, comparado con el año base 2010. Para el 2020, la compañía planea incrementar su eficiencia de recursos 75 por ciento.

México, clave en la estrategia

Víctor Gómez, gerente de Seguridad y Salud Ocupacional y Medio Ambiente para América del Norte, asegura a El Economista que para la compañía, México es uno de los países más importantes en la estrategia de sustentabilidad. Revela que al 2020 pretende reducir 30% energía, consumo de agua y residuos.

Para lograr esa meta, que en algunos rubros ya ha sido incluso rebasada, se están haciendo adecuaciones para cambiar las plantas a consumo de gas natural y modernizar la iluminación, convirtiendo 1,700 lámparas a tecnología led.

De igual forma se están sustituyendo motores de alto consumo por otros que ofrecen mayor eficiencia y demandan insumos más bajos en las plantas de Toluca y Salamanca. A la fecha, el consumo energético ha descendido de 419 kw/t/h en el 2010, a 258 kw/t/h actualmente.

En la planta de Ecatepec, dedicada a la producción de autopartes, se enfocan los esfuerzos en la reducción de los residuos por tonelada de producto, para pasar de 10.4 kilos por tonelada de producto a 6.4 k/tonelada.

Más allá de las cifras

El compromiso de Henkel con la sustentabilidad “no es una moda”, asegura Cynthia Ríos, gerente de Comunicación Corporativa de la firma en América Latina. “Es parte de nuestro ADN”, precisa.

Detalla que Henkel figura como una de las 15 empresas del mundo más sustentables y, desde el 2015, profundiza el voluntariado entre sus 1,500 empleados en México con charlas de sensibilización sobre sustentabilidad que han alcanzado a 4,500 niños de escuelas primarias en cuatro años, además de donaciones en especie por más de 50,000 euros en diversos proyectos sociales a nivel global.

Henkel es también una de las empresas que puede acreditar con cifras su compromiso con el acceso de las mujeres a condiciones de igualdad: actualmente, 50% de sus puestos directivos están ocupados por personal femenino.

Donar la persona a personas

Uno de los proyectos que más entusiasma y satisface a Cynthia Ríos es el de donaciones de sangre y de cabello para hacer pelucas que ayuden a paliar los efectos del cáncer en mujeres y niños. “Es un acto muy bonito, muy emotivo, que requiere que involucres toda tu persona, y al final del día deja una huella muy importante en nuestros empleados”.

francisco.deanda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
J. Francisco de Anda Corral / El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.