En gestión de RRHH no debe haber prejuicios

Se debe contratar talento por aptitudes. Foto: Cortesía MSD

¿Te imaginas estar en La Voz México, pero en lugar de cantar ante el jurado de un concurso de televisión, te entrevistan para un nuevo empleo?

El proceso de reclutamiento en México de la farmacéutica estadounidense MSD se caracteriza por empezar con una entrevista telefónica, sin conocer físicamente al candidato, porque para la empresa lo importante es el talento de la persona, no su imagen.

La primera entrevista es telefónica, si en esta etapa el candidato convence, se hace una presencial, pero el aspirante ya está calificado para el puesto.

Maricarmen Méndez, directora de Recursos Humanos de MSD México, dice que los prejuicios no deben existir en los departamentos de recursos humanos (RRHH) y señala que las nuevas generaciones permanecen tiempos cortos en los empleos, pero que esto ya no debe ser un factor para determinar su experiencia.

Ahora se debe evaluar la aportación de la persona en sus puestos pasados, aunque haya estado poco tiempo. Pero sí es importante conocer las razones por las cuales ha dejado de trabajar en un lugar.

“Siempre hay una razón por la que tienes que dejar un empleo e irte a otro: porque ya no estabas a gusto o porque te ofrecieron mejores oportunidades”, explica la directora de Recursos Humanos de MSD México, compañía que en el país tiene 1,100 colaboradores, de los cuales 18% son Millennials.

Retener a los millennials

Si bien la rotación anual de personal de la empresa es baja (3%), trabajar con las nuevas generaciones sigue siendo un reto porque no buscan permanencia en una empresa, tienen poca tolerancia y gusto por la inmediatez; sin embargo, tienen disposición para aprender cosas nuevas. Según la experiencia de Maricarmen Méndez, esto hace que las empresas tengan que asumirse más como escuelas.

“Tienes que ponerles retos a corto plazo, pero con objetivos muy claros, porque si ellos no ven para qué están haciendo el trabajo, se van. Si con claridad no les dices para qué están trabajando, no lo hacen”.

Una de las razones por las que los jóvenes se van de una empresa es porque el ambiente de trabajo no es agradable.

En MSD México han apostado por espacios como un gimnasio o salas privadas en las que un colaborador puede recibir llamadas personales y planes de carrera para que salgan del país.

“Si ya tuvieron éxito en México con un producto, los mandamos a otro país para apoyar a un equipo en el lanzamiento de otro producto”, comenta.

La empresa también cuenta con sesiones de retroalimentación al menos tres veces al año entre jefes y colaboradores. “Es la forma de saber cómo se sienten en la empresa o cuáles son sus expectativas”, afirma Maricarmen Méndez.

Las nuevas generaciones han aportado ideas innovadoras a la empresa como el programa de visitas a los pacientes para comprobar si les ha servido el medicamento y la venta de productos farmacéuticos a meses sin intereses.

CRÉDITO: 
Gerardo Hernández / El Economista