¿Estrés laboral? Combátelo en cinco pasos

El estrés y presión afectan el rendimiento y pueden causar problemas de salud. Foto: Especial

Uno de los principales problemas en la actualidad es el estrés y presión laboral, que no permiten rendir al 100% o tomar decisiones adecuadas, y que a su vez generan diversos problemas de salud.

Evitar el estrés o la presión no es posible, pero lo que sí se puede hacer es aprender a reducirlo y para ello, se requiere de una cultura organizacional que mantenga el compromiso y satisfacción del talento con la empresa; un soporte físico que garantice que las personas tengan las herramientas para cumplir con sus tareas sintiéndose cómodos; así como soluciones a nivel individual para lidiar efectivamente con dicha presión.

A nivel personal, los colaboradores deberán realizar algunas acciones, como las cinco que Steelcase, empresa que crea experiencias de trabajo, educación y salud para las organizaciones, explica a continuación.

Cambia tu actitud ante los retos

Pensar sólo en las complicaciones, premura o carencias limita tus posibilidades para resolver los problemas, lo que no sólo implica un bajo desempeño, sino que afecta al resto de tu equipo con una sensación de estrés y ansiedad.

Enfócate en los resultados, busca alternativas para cumplir con lo establecido en la medida de lo posible y toma estas situaciones como una oportunidad.

Prepárate para lo inesperado

Uno de los rubros con mayor potencial para definir el éxito una empresa es la previsión estratégica.

Ésta también aplica al nivel individual, pues anticiparse a diferentes escenarios permite actuar más rápidamente cuando existe presión constante.

Manténte concentrado

Si bien habrá varios temas que requieren tu atención, es vital que te enfoques a una sola tarea a la vez, ya que tratar de llevarlas a cabo simultáneamente creará fugas de tiempo y concentración.

Evita las distracciones durante los tiempos críticos, sin dejar de tomar pausas para aclarar tus propias ideas.

Concéntrate en reducir los focos de presión

Analiza y prioriza los asuntos que tienen mayor relevancia para ir liberando la presión y no saturarte o engrandecer la urgencias. Esto te permitirá tener mayor control u orden.

Crea tu propio sistema de trabajo

Cada equipo tiene sus propias dinámicas, las cuales se basan en los esquemas que más se adaptan a la diversidad de sus integrantes.
Por ello, la mejor manera de lidiar con situaciones de presión es ser flexible y encontrar cuál es el sistema más efectivo de trabajo que funciona para todos.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario