Empresarias para el cambio social

Foto: Zulleyka Hoyo

La desigualdad social que se vive en el país y en el mundo como pobreza, violencia de género y derechos humanos, así como la educación de baja calidad y la gran diferencia entre hombres y mujeres, son problemas que repercuten en la sociedad y economía, por ello desde la iniciativa privada surgen proyectos para combatirlas.

Una de ellas es Cielo Hamacas, empresa dedicada a comercializar hamacas tejidas por mujeres artesanas de Yucatán y fundada por Maria Josefina Urzaiz Caceres.

“Ser empresarios con impacto social es la clave de lo que hacemos y porque lo hacemos, vamos más allá de sólo trabajar con grupos artesanales, nos preocupamos por romper el ciclo de pobreza generacional que existe en las comunidades a través de la educación”, dijo la empresaria durante el Women’s Forum México 2017.

El objetivo es cambiar la vida de los habitantes de la comunidad, sobre todo de los hijos de las señoras que tejen las hamacas. “De las 900 familias que tenemos, 85% son mujeres que hacen hamacas en Yucatán, a ella probablemente no les cambie la vida, más que generar una fuente sostenible de ingresos, pero si podemos cambiar la de sus hijos, promoviendo que estudien, que terminen la preparatoria, sembrándoles la semilla de estudiar una carrera y brindando becas a mujeres”.

De acuerdo a un estudio realizado por la empresa se conoce que el impacto que hay en una familia por una niña que tiene educación se convierte en 34 millones de pesos.

La iniciativa surgió a partir de entregar despensas en las comunidades y ver que sólo les duraría un par de días y que realmente no representaban­ un cambio en sus vidas, por ello se creó Cielo Hamacas que rompe con el ciclo de pobreza generacional.

Durante la ponencia “Cómo usar el poder de las mujeres para cambiar una realidad social”, también estuvieron presentes Lourdes Berho, presidenta de Alchemia Communications Group, Martha Herrera González, directora de Responsabilidad Corporativa de Cemex, Alyse Nelson, presidenta CEO de Vital Voices Partnership y Luis Miguel González, director editorial de El Economista.

El cambio empieza en una misma

Al respecto del cambio social desde la empresa, Lourdes Berho mencionó que éste “empieza con uno misma, con quienes trabajan con nosotras, en el hogar y escuela”.

Recuerda que hace 20 años tuvo la fortuna de abrir la casa hogar Alegría y ayudar a 175 niñas y después decidió emprender y ayudar a las organizaciones sin fines de lucro a partir de hacer lo que más le gusta, marketing y comunicación. “Sobre todo porque identificamos que uno de los grandes retos de estas ONG es la falta de recursos para comunicación. Casi 30% de nuestros clientes son probono”.

Durante su participación Martha­ Herrera González detalló que en Cemex se busca construir un mejor futuro, “para ello tenemos que echar mano de la parte interna y externa, trabajar en conjunto escuchando, entendiendo claramente como cada uno de nosotros que trabajamos en la empresa tenemos impacto y cómo ello repercute en la compañía. Entendemos las expectativas de los otros y las interiorizamos en nuestra estrategia de negocios, para de una forma ética y transparente contribuir al desarrollo sostenible”.

Durante el foro los ponentes coincidieron en que una de las cosas que más les “hierve la sangre” es la injusticia y la violencia contra las mujeres, tanto en México como alrededor del mundo y que a partir de sus iniciativas empresariales siempre buscan erradicar este tipo de problemáticas.

También propusieron la creación de políticas que surjan desde gobierno y al interior de la empresa para impulsar a las mujeres hacia un liderazgo y empoderamiento.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.