Emprender en un mercado dinámico

Foto: El Economista

Los hermanos Tejeda, desde muy pequeños, mostraron su vocación emprendedora. Para ellos resultaba natural crear nuevos negocios. Su primera empresa formal estaba orientada a la fabricación de máquinas de videojuegos, pero la situación adversa en ese mercado los orilló a utilizar su creatividad e identificaron en 1997 una oportunidad en el sector de la telefonía pública.

Generaron un desarrollo tecnológico consistente en la adecuación de un teléfono público convencional para convertirlo en una máquina vendedora, no sólo de llamadas sino también de otros servicios electrónicos como recargas de tiempo aire, telefonía pública y servicios bancarios, entre otros.

Una de las competencias emprendedoras de los hermanos Tejeda es la detección de oportunidades. Ellos han aprovechado su creatividad para competir en el mercado. Por ejemplo, cuando en México no era posible ensamblar tarjetas electrónicas en pequeñas cantidades, lograron que un fabricante en Taiwán fungiera como su laboratorio de desarrollo y diseño para el ensamblaje de las tarjetas y el desarrollo de moldes plásticos para sus teléfonos; importaban estos productos y realizaban el ensamblaje final en territorio mexicano, lo que disminuyó los costos.

Otra oportunidad que detectaron durante la crisis económica de los años noventa fue la búsqueda de nuevos mercados. Ello les valió en el año 2004 ganar una licitación para proveer telefonía pública móvil en Guatemala y Nicaragua mediante un teléfono novedoso que consistía en un dispositivo dentro de un armazón de teléfono público tradicional.

Ese mercado lo desarrollaron en forma paralela al nacional, donde siguieron ofreciendo servicios de telecomunicaciones a través de sus teléfonos públicos en tiendas de barrio que tuvieran una plataforma para ofrecer servicios de comunicación, bancarios y de recarga, dirigidos a la población con menos recursos económicos.

Carlos Tejeda contó que buscaron implementar su idea de negocio en este segmento porque representa a más de la mitad de la población de México, lo que era una oportunidad pues ese sector tenía muchas necesidades insatisfechas a las cuales muy pocos competidores prestaban atención.

En su afán por generar nuevos desarrollos tecnológicos, produjeron un nuevo aparato para ofrecer conexión a Internet inalámbrica utilizando los equipos existentes con los que ya daban servicio en las tiendas de barrio y desarrollaron nuevas unidades para exteriores.

En el 2013, los empresarios Tejeda consideraban que enfrentaban dos retos importantes en el mercado nacional:

  • 1. Seguir a la vanguardia al brindar el servicio de acceso a Internet inalámbrico desde sus mismos equipos instalados.
  • 2. Incrementar el número de sus clientes y convencerlos de adquirir este nuevo desarrollo tecnológico que les permitiera aumentar su gama de productos.

En el pasado sus competencias emprendedoras habían bastado para alcanzar sus metas. Sin embargo, el dinamismo del sector de las telecomunicaciones no era el mismo que hacía 17 años, cuando fundaron R&C Telecomunicaciones en Nuevo León, y tendrían que analizar si las dificultades no opacarían sus fortalezas en el emprendimiento.

Capacidades y habilidades de emprendimiento de los socios de R&C Telecomunicaciones

En la literatura sobre emprendimiento se hace hincapié en el control de la incertidumbre (Knight, 1921), en la innovación (Schumpeter, 1934) y en el aprovechamiento de oportunidades percibidas (Bygrave, 1994; Timmons, 1994).

Al analizar el caso de la firma R&C Telecomunicaciones, primero se sugiere construir un perfil con las características emprendedoras de los socios, tomando en cuenta sus actitudes, habilidades y capacidades, las cuales les han permitido permanecer y desarrollarse en un sector de gran dinamismo.

  • Capacidad para detectar oportunidades de negocio. Consiste en imaginar siempre algo mejor, vayan bien o mal las cosas; es una capacidad que tienen algunas personas de detectar una oportunidad donde los demás ven una amenaza.
  • Visión innovadora y emprendedora. Los agentes de emprendimiento se diferencian notoriamente de los no emprendedores con respecto a su visión general para su empresa. Se han identificado siete factores de esta visión (Larwoodet al, 1993): formulación estratégica, implementación, adaptación proactiva, detalle de los procedimientos, explicación de lo general y lo específico, orientación al beneficio, y adopción del riesgo.
  • Liderazgo. En las compañías emprendedoras, la visión del emprendedor suele considerarse y compartirse entre todos sus miembros (Timmons, 1994). De allí la importancia de que el liderazgo refleje también los intereses de los involucrados en el emprendimiento dentro y fuera de la organización.

En el infográfico se representan algunas de las características emprendedoras y problemas a los que se enfrentan los hermanos Tejeda; cualquiera podría inclinar la balanza hacia un lado o hacia el otro lo que representaría el éxito o el fracaso en el lanzamiento de su nuevo producto.

Management Interior

*Liliana Sánchez Simancas es profesora del Departamento de Contabilidad y Finanzas del Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara. Síntesis de Verónica Delgado Cortés.

El Tecnológico de Monterrey y El Economista entregarán un Certificado en Técnicas de Emprendimiento a los lectores que resuelvan una serie de casos de publicación quincenal, de los que este texto forma parte. Consulta las bases en eleconomista.com.mx/especiales/tec-pymes

cic.gdl@servicios.itesm.mx

En colaboración con:

El Tecnológico de Monterrey y El Economista entregarán un Certificado en Técnicas de Emprendimiento a los lectores que resuelvan una serie de casos de publicación quincenal, de los que este texto forma parte. Consulta las bases en eleconomista.com.mx/especiales/tec-emprendedores

cic.gdl@servicios.itesm.mx

CRÉDITO: 
Liliana Sánchez Simancas*

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.