Ecotecnologías, clave para Agenda 2030

Ecolab y Fondo Unido-United Way México en la creación de huertos. Foto: Especial

Para el 2030, el mundo estará ocupado por 8,500 millones de personas, lo que representa un gran reto para el planeta porque se utilizará 40% más agua, 35% más comida y 25% más energía. Si se toma en cuenta que los recursos se están disminuyendo, habrá una importante crisis, por lo que debemos comenzar a tomar acciones en pro del mundo.

Algunas de las estrategias son la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluyen el combate a la pobreza, cuidado del medio ambiente y de la salud, entre otros 14 puntos, que para cumplirse, necesitan de la participación de la sociedad y empresas, importantes actores.

Consciente de esto, muchas organizaciones y empresas ya están tomando acciones o están desarrollando modelos de negocios enfocados en sustentabilidad.

Ejemplo de ello son Ecolab, empresa especializada en tecnologías y servicios de agua, higiene y energía que protegen a las personas y los recursos vitales, y el Fondo Unido-United Way México, organización sin fines de lucro que busca impactar de forma positiva en las comunidades mexicanas a través del desarrollo de programas sociales y actividades de voluntariado, quienes colaboran desde hace 30 años y que por primera vez implementan acciones en México.

“Estamos empezando un ejercicio de colaboración que tiene el objetivo de crear estrategias a largo plazo donde United Way invita a la compañía, colabores, voluntariado y donantes a ser parte de este ejercicio. La idea es involucrarse con una comunidad”, declaró en entrevista con El Economista Diana García, directora ejecutiva de Fondo Unido-United Way México, organización con presencia en 40 países.

Indicó que la forma de operar de la organización es implementando ecotecnologías en comunidades vulnerables, que cumplan con los tres objetivos de United: educación, salud y generación de ingresos.

Hasta ahora han implementado más de 172 ecotecnologías como huertos de traspatio, cisternas, lombricompostas, estufas de leña tipo patsarí y deshidratadores solares de alimentos, que si bien pueden parecer ideas sencillas, han tenido impacto favorable en poblaciones como Piedra Grande, Huixquilucan, Estado de México. En Xochimilco, también ejecutan diversas acciones.

Por ejemplo, las estufas generan menos de 5% del humo que generaban los fogones o estufas antiguas, lo que permite cocinar de forma limpia, organizada y sin tener el humo dentro de casa.

En cuestión de los huertos, éstos generan economía circular porque los habitantes pueden cosechar y vender, lo mismo con deshidratadores hechos con recursos sencillos. Esto permite generar productos orgánicos como mermeladas o salsas.

“Antes, estas soluciones no eran viables para los pobladores como una forma de vivir, ahora sí. Muchos se han convertido en entrenadores de las mismas soluciones. Para mí, ese el mejor modelo sostenible”.

Además, diseñan otros programas como el de desarrollo infantil temprano, con educación a los más jóvenes del hogar.

García confesó que al principio el reto más fuerte fue la desconfianza de la comunidad por no saber cuáles son las intenciones; sin embargo, las comunidades son muy abiertas y dispuestas al cambio.

Ecolab

Por el lado de Ecolab, la misión es ayudar a otras a reducir los consumos de agua y energía, razón por la cual ha colaborado con marcas como Ford y Samsung.

“Lo que buscamos es que ahorren agua y energía en sus procesos. A la larga, beneficiará en ahorros operativos. Por ejemplo, si un proceso de enfriamiento de agua en vez de que tome, supongamos, 30 minutos, con nuestra tecnología se reduce a 20 minutos, dejando tiempo libre para realizar otros procesos en la producción”, manifestó Alejandro González, gerente de Comunicaciones y Responsabilidad Social para Ecolab en Latinoamérica.

Aunado a esto, la empresa colabora con aliados como United Way, con quien recientemente acudió a la comunidad de Piedra Grande para construir huertos, en compañía de voluntarios de ambas organizaciones.

Otras de las actividades de Ecolab son en materia de responsabilidad social, principalmente en cuidado del agua, dando educación en las escuelas o como el pasado mes de marzo, cuando realizó un armado de filtros de agua que dotó a 17,000 personas de agua potable. Para esto, se unieron más de 850 colaboradores.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario