Discapacidades no son motivo para discriminar

Foto: Especial

Encontrar empleo no es una tarea sencilla ante la alta demanda de solicitudes que hay en México, situación que se intensifica si la persona vive con algún tipo de discapacidad, ya que desafortunadamente, aún existen muchos prejuicios en torno a ello.

De acuerdo con la Fundación Inclúyeme, que favorece con oportunidades de independencia personal a quienes viven con algún tipo de discapacidad o autismo desde el 2008, en México existen más de 3 millones de personas con discapacidad intelectual, de los cuales sólo 50% tiene un servicio de atención, 10% tiene una actividad laboral y 10% recibe una remuneración por ello.

Ante este panorama, la fundación creó dos programas: ayudar a mayores de 18 años a que ejerzan su derecho a una vida autónoma e independiente, y otro que busca la inclusión laboral en condiciones dignas, sin diferencias y con prestaciones de ley. Para ello, busca la colaboración de empresas que participen en el proceso, siendo Autodesk, compañía de software, una de sus aliadas.

Al hablar con El Economista, Roberto Mikse, director de Autodesk, indicó que por la cultura de inclusión y los valores, pilares de la organización, es que se sumaron a la iniciativa de Inclúyeme con quienes dan becas a jóvenes mayores de 18 años para que aprendan sobre tecnología y otras herramientas para que puedan trabajar como cualquier otra persona.

“Autodesk pasó por un proceso de transformación como empresa con mayor influencia en la cultura empresarial, donde incorporamos mucho la parte de diversidad e inclusión, y es ahí donde nos unimos con la fundación que ayuda a las personas con discapacidad”, manifestó.

Los estudiantes que tienen discapacidad motriz, auditiva, intelectual y autismo, que además son de bajos recursos, se capacitan en diferentes áreas como animación 3D que se emplea para diseño de videojuegos, anuncios de televisión, arquitectura o películas.

El proyecto se empezó a planear desde hace dos años, pero fue hasta ahora que se ha lanzado y que hoy está beneficiando a 18 personas, quienes se encuentran en la primera fase de capacitación y donde se están observando los talentos que poseen y cómo se pueden potenciar más.

La inserción

Una vez terminado el programa, aproximadamente en mes y medio, se comenzará el proceso de incorporación laboral en distintas empresas, de las cuales Autoddesk será la primera en recibir talento.

Mikse indicó que hasta el momento, cerca de 10 empresas están interesadas en sumar este talento a su compañía, ya que también buscan igualdad de oportunidades, los mismos derechos y la libertad de trabajar donde se desee, además sin tener diferencias de sueldo.

Añadió que al terminar la primera fase de la capacitación, han observado el nivel de compromiso de los alumnos, quienes son sumamente dedicados, apasionados y preparados en muchas formas. Por ejemplo, algunos ya tienen conocimientos que son específicos de profesionistas como arquitectos.

Asimismo, la familia ha declarado grandes avances en sus seres queridos, quienes ya tienen una mejor inserción en la comunidad y su entorno.

“Lo más importante que buscamos es combatir prácticas desfavorables, discriminación, de la concientización del impacto negativo que generan con estas actitudes. Buscamos igualdad y que todos tengamos los mismos derechos, que ellos tengan libertad de ser como cualquier ser humano en la sociedad”, manifestó.

Mikse señaló que esta experiencia los ha motivado a ir por más, por lo que buscan llevarlo a América Latina, meta fijada para principios de 2020, pues en el mundo hay muchas personas con desventaja al buscar incorporarse al mundo laboral.

“Todos debemos tener los mismos derechos y hay que respetarlo, las diferencias o desventajas no son razones para discriminar”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario