Desarrolla el liderazgo de tus colaboradores

Un líder es aquel que influye en el comportamiento de una persona para lograr un resultado. Foto: Shutterstock

Un líder es aquel que influye en el comportamiento de una persona para lograr un resultado, y si bien es cierto que hay quienes nacen con liderazgo nato, también están aquellos que lo desarrollan y aquí es donde las empresas juegan un papel fundamental, pues a partir de programas de liderazgo desarrollan esta habilidad en sus colaboradores.

Sin embargo, en México, de las más de 4 millones de empresas registradas, sólo 10% cuenta con un departamento de capital humano que desarrolle el liderazgo, pero únicamente 1% de las compañías que tienen estos programas dan un seguimiento y miden los resultados, refirió en entrevista Raciel Sosa, director general de Leadex Solutions.

El especialista dijo que para impulsar el liderazgo en las empresas, se requiere que éstas conozcan las herramientas y programas de liderazgo, porque “nadie se compromete con lo que no entiende y nadie entiende lo que no conoce”, pero sobre todo hay que conocer cuáles son las cualidades de un líder.

Sosa enumera cuatro puntos que un verdadero líder tiene y debe desarrollar en sus colaboradores.

Establecer objetivos: “Un líder que no sabe adónde va, por qué quiere llegar ahí y cómo lo va a hacer, está perdido”, mencionó Sosa y precisó que de acuerdo con diversas encuestas de clima organizacional, 60% de las empresas mexicanas no establece objetivos y los colaboradores sólo intuyen qué es lo que tienen que hacer.

Un verdadero líder “se sienta a definir con claridad qué es lo que tiene que lograr y cómo medirlo, y lo transmite a sus trabajadores”.

Facultar a la gente: es decir, empoderar a los colaboradores y que tengan los conocimientos y habilidades para ejecutar tareas y tomar decisiones, contar con el capital humano con estas cualidades impulsa el crecimiento de la empresa y permite que el presidente, director o gerente de la compañía delegue responsabilidades.

“Una vez que te doy las competencias, no sólo resuelves el problema, sino que haces un cambio en el entorno”.

Retroalimentación continua: los empleados no tienen una retroalimentación y desconocen si están desempeñando bien sus labores, y sólo cuando se equivocan es cuando el jefe los llama y en la mayoría de los casos es para reprender la actuación y no para orientar sobre cómo resolverlo o qué alternativas pudo haber tomado.

El líder requiere tener una constante comunicación con sus trabajadores, no sólo en los momentos malos, sino en el día a día, hacerle saber cuáles son sus fortalezas y cuáles con los problemas de ejecución para que pueda corregirlos.

Desarrollar al equipo de trabajo: alcanzar los objetivos requiere de un trabajo en equipo, dirigir a cada uno de los colaboradores para que “no sólo aprendan a meter goles, sino tres (o los requeridos por la organización) y seamos un equipo ganador”.

Se requiere crear programas de liderazgo que desarrollen las habilidades de los empleados para que escalen dentro de la organización y no sólo se quede el objetivo empresarial en retener talento, sino impulsarlo.

“Los lideres no entienden estos niveles, piensan que con la capacitación se resuelve, y aunque es un elemento importante no es el único, se necesita crear experiencias”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario