Dejemos de hablar de los errores

Foto: Especial

En una plática cotidiana de retroalimentación, ya sea entre maestro y alumno; jefe y subordinado, incluso entre padre e hijo, es común que la carga de la conversación se oriente hacia los errores en los que incurrimos, con la falsa idea de que tener conciencia de ellos nos ayudará a corregirlos, sin darnos cuenta que solo alimentamos aquello que tratamos de evitar.

Éste será uno de los temas que abordará el IV Foro Internacional de Ciencias de la Felicidad, que se celebrará los días 5 y 6 de octubre en el Auditorio Pabellón M de la ciudad de Monterrey, y que estará dirigido a padres de familia, profesores, autoridades escolares y directivos de empresas.

“El primer día vamos a abordar el tema de la educación positiva. Analizaremos con expertos lo que padres de familia, profesores, administradores de escuela pueden hacer para crear mejores entornos para que sus alumnos y que sus hijos tengan más herramientas para elevar su nivel de satisfacción de vida. El día dos vamos a tratar el tema de las organizaciones positivas, con líderes de talla mundial, que nos platicarán sobre la importancia de desarrollar a nuestro personal en términos de felicidad para tener equipos más exitosos”, explicó Enrique Tamés. Vicerrector de la Zona Centro-Sur de la Universidad Tec Milenio.

En el evento participan especialistas en psicología positiva como Lea Waters, directora del Centro de Psicología Positiva en Melbourne Graduate School of Education y Kim Cameron, Profesor en la Universidad de Michigan, Ross School of Business, y experto en liderazgo y en comportamiento organizacional.

Uno de los temas que abordará Lea Waters será el de la importancia de la gratitud y el doble beneficio que aporta en las organizaciones.

“Hay investigación muy interesantes que muestran cómo los actos de gratitud hacen que los equipos de trabajo sean más productivos, porque creas un ambiente en el que estás reconociendo el mérito, los resultados de la otra persona, algo que nos falla muchas veces en las organizaciones. Somos muy buenos para ver los problemas, pero no somos lo suficientemente buenos para aceptar que el otro hizo un trabajo extraordinario. Lea Waters nos va a hablar de la importancia de introducir estas prácticas en las organizaciones”, comenta Enrique Tamés.

Waters también desarrollará el tema de la retroalimentación. “En un escenario típico de evaluación ocurre que durante 10 minutos hablamos de las cosas que hacemos bien y 50 minutos sobre lo que hacemos mal. En las escuelas pasa exactamente igual”, expone.

El académico cita estudios en los que se ha comprobado que los alumnos que reciben evaluaciones positivas tiene mayores posibilidades de mejorar su rendimiento.

“En un estudio, a un grupo de estudiantes de alto desempeño se les dio retroalimentación negativa sistemáticamente, se señalaba aquello que no estaban haciendo bien, mientras que a un grupo promedio se le dio retroalimentación de las cosas que estaban haciendo bien. En dos meses, el rendimiento del grupo de alumnos extraordinarios bajó por debajo de grupo normal, y éste aumento sus niveles de manera formidable.”

Tamés precisa que el mensaje que pretenden transmitir en el Foro no es dejar de señalar aquello que no está bien, sino jalar la carga de la conversación hacia aquello que se está haciendo mejor para sacar de ahí la energía, el ánimo y la fortaleza para hacer bien, aquello que se está haciendo mal.

El evento, comenta por último, va dirigido al público en general. “No se necesita tener conocimientos previos. Basta con que se tenga interés”.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.