Decálogo para buscar trabajo por primera vez

Para conseguir ese empleo soñado, sólo hay que hacer 10 cosas. Foto: Especial

La universidad nos prepara para desenvolvernos en el mundo laboral; sin embargo, aunque proporciona los conocimientos, deja de lado la forma de comenzar a buscar un empleo, una situación en la que la mayoría de los recién egresados no tiene conocimientos.

Un error común al buscar empleo es pensar que el currículo lo es todo y no es así, la entrevista juega un papel mucho más relevante que puede convertirse en el punto definitivo para conseguir el puesto o bien, acercarse a la meta de quedarte en la empresa que deseas.

Faviola Villegas, coordinadora de la Licenciatura en Administración de Mercadotecnia en CETYS Universidad, orienta a sus alumnos para que hagan un buen papel durante la entrevista de trabajo y comparte el siguiente decálogo:

Conoce la empresa

Es una obligación conocer qué giro tiene, cuáles son sus principales áreas, sus objetivos y qué misión y visión tiene. Si estás interesado en un área específica busca información sobre qué hace la compañía en ese campo.

No comiences hablando de cosas que no le dicen nada al reclutador

Piensa en ti como un profesional, tu vida personal debe quedar de lado y debes enfatizar tus habilidades experiencia laboral o, si no la tienen, los proyectos escolares y cómo fueron un factor de aprendizaje y formación.

No te pongas precio

Es importante que, en la primera entrevista enfatices que estás más interesado en conocer las actividades del puesto y qué retos te ofrecería como profesional antes de conocer el sueldo.

Expresa tus necesidades e intereses ante el trabajo por el que estás aplicando.

No hables mal de tus experiencias anteriores

Un error común de los jóvenes es quejarse de sus profesores, de sus compañeros de equipo o de sus superiores en caso de prácticas profesionales o servicio social. Es fundamental que no demuestres este tipo de sentimientos.

Expresar que buscas un mayor crecimiento y que te sientes estancado es normal, pero elige tus palabras con sabiduría.

Habla claro

Estar preparado es un punto fundamental, de nada te servirá contestar a la defensiva o quedarte completamente mudo.

Algunos recomiendan practicar frente al espejo para observar tu expresión corporal y facial.

Cuida tu imagen

Muchas veces los recién egresados comenten el error de ser demasiado formales para una empresa con un ambiente más relajado o demasiado informales al presentarse a una entrevista.

Es importante saber qué perfil busca la empresa. No es lo mismo ir a un gran corporativo que a una startup.

Revisa tus redes sociales

Verifica que nada de lo que haya en la red referente a ti, afecte la imagen profesional que deseas proyectar. Busca alguna publicación que haya causado controversia aunque sea de muchos años atrás y bórrala.

Te sorprenderías de como un “meme” inadecuado, una foto desafortunada o una broma de mal gusto puede estorbar en el logro de tus objetivos.

Cuida tu lenguaje corporal

Ensaya frente al espejo y pide ayuda a alguien para que te haga preguntas que puedan ponerte en una situación difícil. No dejes que tu cuerpo traicione tus palabras. Quizá estás calificado, pero debes cuidar que tu cuerpo comunique seguridad y conocimiento.

Sé humilde

No importa de qué universidad hayas egresado o lo que tu currículum diga; escucha a tu interlocutor y permanece atento a sus inquietudes, demostrando sencillez y humanidad.

Respira

Maneja la tensión y el nerviosismo mediante la respiración consciente. Convierte esa sensación de ansiedad en pasión y entusiasmo.

Si piensas que la ansiedad que sientes es parte de algo bueno que vendrá a tu vida, ¡así será!

Estos tips ayudarán a mejorar el proceso de la entrevista, además existen muchos sitios en internet con las preguntas más comunes durante el proceso de reclutamiento, revisarlos te ayudará a tener una idea para preparar tus respuestas. No olvides llevar tu CV impreso, pues puede servirte de apoyo.

Y tú, ¿ya estás listo para encontrar el trabajo que deseas? Recuerda que en una entrevista de trabajo el protagonista eres tú pero deberás hacer sentir al entrevistador que no hay mejor empresa que la que él representa. ¡Éxito!

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario