Dalia Empower, empodera a la mujer

Foto EE: Elizabeth Meza

“Los hombres son promovidos por su potencial y las mujeres por lo que ya demostraron que pueden hacer”, así inició la plática Beatriz Gasca, cofundadora del centro Dalia Empower.

Durante su ponencia en Talent Land 2018, titulada “Echando a perder se emprende”, precisó que esta situación debe cambiar y que está en las mujeres luchar por sus sueños.

Si bien, en los últimos años se ha hablado de empoderar a las mujeres y crear un ecosistema donde tengan las mismas oportunidades que los hombres, aún se necesitan más iniciativas, de ahí la creación de Dalia Empower, centro que ofrece cursos para desarrollar las competencias de las mujeres e impulsarlas a dar el siguiente paso en su carrera profesional.

Los cursos consisten en 72 horas de networking, mentoría de expertos, un plan de vida, carrera para acompañar y potencializar el liderazgo de las mujeres, desde la que está en el corporativo, la política pública hasta la que se decide a emprender.

También cuentan con los speed trainings, que son entrenamientos de seis horas, donde se trabajan temas en específico, que van desde finanzas, marketing, redes sociales para emprendedoras, aprender de los fracasos y errores.

Un tercer bloque se enfoca en impartir pláticas en empresas para mejorar la inclusión, diversidad, no sólo de la mujer sino de la comunidad LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales).

Un centro para la mujer

El centro fue creado por Beatriz Gasca, Alba Medina, Gina Diez Barroso y María del Carmen Bernal en febrero de esto año y cuenta con su primera generación de 40 alumnas, quienes han creado una red de apoyo, el objetivo es llegar a 1,200 dalias en el primer año.

Dalia Empower apuesta por un modelo de franquicias y llegar a nivel internacional, a Perú, Chile, Costa Rica, Argentina, Brasil, Estados Unidos y Canadá.

Alba Medina recordó que cuando decidió emprender se asoció con una mujer y al buscar capital les cerraban las puertas. “Fuimos a los fondos a pedir capital y no nos preguntaban del plan de negocios, nos decían: ‘Estás casada, te vas a embarazar en cualquier momento, tu socia esta soltera, seguro en cualquier momento se enamora y se va con él’”. ahí se dio cuenta de que tenía que hacer algo para cambiar la situación y empoderar a las mujeres para que se atrevan a dar ese paso, aunque ellas crean que necesitan todavía mayor preparación.

Añadió que cuando los hombres toman la decisión de postularse a un trabajo tienen 60% de las aptitudes, pero la mujer se abstiene de hacerlo hasta estar 100% preparadas, lo cual limita sus oportunidades de llegar a un puesto de dirección.

Además, tener a una mujer en un puesto directivo reduce 20% el riesgo de banca rota de la compañía, aumenta la innovación, productividad y de acuerdo con datos de Mckinsey, si hubiera más mujeres en la población económicamente activa, el Producto Interno Bruto global aumentaría 26 por ciento.

Pero los cursos no sólo son para mujeres, las emprendedoras creen en la diversidad e inclusión. “Todo el mundo es bienvenido si el temario les viene bien. Creemos en construir un mundo más justo y equitativo para ambos géneros, sin excluir”, señaló en entrevista Alba Medina.

Asimismo, detalló que el networking es una herramienta fundamental para hacer negocios y hay que saber aplicarlo, algo que las mujeres en edad reproductiva descuidan, porque se dedican al cuidado del hogar o los hijos y eso les evita salir a reuniones, cocteles o eventos de emprendimiento.

Muchas veces después de la junta, los asistentes van por un trago o un café y la mujer se va a su casa y resulta que en esa reunión se termina de cerrar el trato; entonces, ella se queda fuera de la negociación.

“Hay que aprender a hacer networking. si te es imposible asóciate con quien te pueda complementar. Nosotras nos conocimos en un evento, estando en un pánel nos dimos cuenta de que nuestra respuesta era la misma, dialogamos y decidimos emprender”, finalizó Beatriz.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario