Dale al éxito su debido valor

Foto: Shutterstock

El ser humano posee una amplia capacidad para adaptarse a relaciones, trabajo, nuevas tecnologías y riquezas, pero con el tiempo estos cambios gratificantes producen menos recompensas, volviéndose un obstáculo para la felicidad, porque hace subestimar el éxito.

La felicidad tiene sus mitos, señala la experta en psicología de la Universidad de California Sonja Lyubomirsky, en su libro “Los mitos de la felicidad”. Uno de ellos tiene que ver con que ésta llega con el trabajo ideal. La insatisfacción laboral provoca una crisis, que hace que la gente se cuestione sus aptitudes y motivaciones.

Un estudio aplicado a directivos de alto nivel reveló que un año después de un cambio voluntario de trabajo, la satisfacción por el nuevo se desplomaba y volvía a su nivel anterior al cambio. Esto pasa porque una vez que hemos alcanzado un objetivo sentimos la necesidad de llegar más alto.

Esto no es malo, se trata de un mecanismo de adaptación evolutiva, sin el cual la sociedad no progresaría mucho. El problema viene cuando nos olvidamos de lo que nos hace sonreír en el trabajo y sólo pensamos en sus aspectos negativos.

¿Cómo evitar esto? Lyubomirsky ofrece alternativas que conducen a apreciar y reconocer el trabajo actual. Compararse con otros es inevitable, no así los sentimientos negativos que surgen a partir de esto. Confiar en nuestras propias normas internas, reconocer el esfuerzo realizado nos permitirá tomar fuerzas para el siguiente peldaño.

MIEDO AL FRACASO

Cuanto mejor estamos económicamente, más felices decimos estar. Olvidamos que la felicidad también procura el dinero, porque nos predispone al éxito. Ser feliz reside en practicar la virtud del ahorro, que es el uso óptimo y eficaz de recursos limitados mediante la diligencia, la templanza, y la búsqueda de actividades satisfactorias y fructíferas.

La estrechez económica es una oportunidad para encontrar cosas que nos apasionen, liberarnos de lo que nos sobra y asumir riesgos, porque cuando más gastamos, menos es la felicidad derivada de ello.

El materialista, abunda la escritora, se siente menos satisfecho, menos capaz y mantiene débiles vínculos con los demás. Según estudios, un medio para aumentar la satisfacción es el gasto altruista: invitar a un colega a comer, llegar a un hijo al circo o a la pareja a cenar puede proporcionar al donante más alegría que al receptor.

La táctica para disfrutar del éxito es impedir que agrande nuestros defectos. Pero sí esto sucede, prepárate e identifica cuál es tu punto débil que pueda acentuarse y elabora un programa de superación personal para evitarlo.
La clave de la felicidad no radica en el éxito, sin en lo que hagamos con él, no en lo elevado de sus ingresos, sino en su distribución.

Finanzas Personales

VÍNCULOS

El matrimonio provoca un considerable grado de felicidad, pero está visto que dos años después su nivel regresa al que había antes del compromiso. Por otro lado, la llegada de los hijos tampoco es garantía. La escritora apunta que, según estudios, hay una disminución de la satisfacción tras la paternidad.

Esperar a la pareja ideal, pasar por un divorcio y ser un soltero sin desearlo es centrar la atención en lo desagradable e impedirá la felicidad futura. Lyubomirsky propone ayudar a la pareja a conseguir su yo ideal, y a las personas que están en proceso de divorcio o que son solteros sacar lo mejor de cada situación, recurriendo al optimismo a través de actividades que les permitan pensar en ellos mismos y en sus identidades de manera diferente.

Además, poner las preocupaciones y problemas por escrito ayudará a adoptar una perspectiva general, dilucidar por ejemplo en por qué somos padres y qué sentido tiene la paternidad para trabajar en las metas significativas de ésta.
Ayuda también llevar un diario por ejemplo sobre nuestros sueños y esperanzas, lo que luego de un análisis hará ver las oportunidades que encierran las dificultades.

Entre mejor entendamos cómo los mitos de la felicidad dominan nuestras respuestas a los sucesos de la vida, más sensatas serán nuestras reacciones.

Mitos de la felicidad

Los suscriptores de El Economista pueden acceder a una síntesis de Los mitos de la felicidad elaborada por Leader Summaries, empresa especializada en resumen de libros. Para ello diríjase al apartado de descarga de PDF del periódico en la web de El Economista y pulse en el apartado de Biblioteca Empresarial o visite la página de Leader Summaries.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario