La curiosidad es crucial para el éxito de las compañías

La curiosidad ha llevado a compañías como Facebook y Apple al éxito.Foto: Shutterstock

Empresas como Facebook, Amazon, Apple y Google se han adaptado al cambio y han sido curiosas, esto las ha llevado a ser compañías disruptivas

Ahora es común hablar de empresa como Facebook, Amazon, Apple y Google, cuatro jinetes disruptivos que cambiaron la forma de hacer negocios, lo cierto es que no nacieron siendo exitosas, incluso iniciaron en un garaje o universidad y tuvieron que realizar pruebas y aprender de los errores para saber qué era lo mejor para su compañía. Tuvieron que adaptarse al cambio o enfrentarse a la muerte.

Cómo líder, tienes que enfrentarte a los cambios constantes y buscar la forma de llevar a tu compañía al siguiente nivel, cuidando de tus colaboradores y pensando a futuro.

“En general, a las personas inteligentes que trabajan duro y tratan bien a la gente les suele ir mejor que a las personas que tienen un pensamiento desorganizado, son vagas o desagradables con su problemas”, menciona Scott Galloway, profesor de marketing de la Escuela de Negocios de la Universidad de Nueva York.

Sin embargo, esto ya no es suficiente, en un mundo de constantes cambios y transformaciones digitales, se requiere “madurez emocional”; es decir, trabajar en tu propia identidad, mantener la tranquilidad en momentos de estrés, ser capaz de aprender y practicar lo aprendido, sobre todo, ser curioso.

“La curiosidad es crucial para el éxito. Lo que funcionó ayer, hoy está desactualizado y mañana será completamente olvidado, remplazado por una nueva herramienta o técnica de la que todavía no hemos oído hablar”, detalla Scott en su libro Four, el ADN secreto de Amazon, Apple, Facebook y Google.

Así, las ideas pueden convertirse en realidad de forma rápida. “Lo que tienen en común Amazon, Facebook y empresas no menos atractivas, como Zara, es que son ágiles”, detalla el también emprendedor.


Tal vez no estés iniciando una empresa, ya lleves años en el mercado y creas que las historias de empresarios como Mark Zuckerberg y Jeff Bezos sólo son inspiradoras y no se acercan a tu modelo de negocio, lo cierto es que hay mucho en común: el capital humano, aquel talento joven que está en tu organización y vive inmerso en la tecnología, aquellas personas en las que tienes que centrarte para llevar tu empresa al éxito.

Se requiere aprender a tratar y dirigir a gente joven; establecer objetivos claros, implementar medidas, ser empáticos e invertir en ellos.

Si eres una persona de 50 años o más que no usa las redes sociales o que les tiene miedo, no lo piensen más, “entra en el juego, descarga y usa aplicaciones, utiliza todas las plataformas de redes sociales e intenta entenderlas. Ningún directivo dice: ‘no me gusta hacer negocios’”.

El autor destaca que ningún empresario debería “ignorar la forma en que los cuatro jinetes han transformado la economía, porque han hecho más fácil a las empresas de gama intermedia alcanzar el éxito y más difícil competir y sobrevivir a cualquier empresa emergente de tecnología orientada al consumidor”.

“El cambio es inevitable, así que las empresas requieren adaptarse o morir”.

Algoritmo T

De acuerdo con Scott, existen ocho factores que prevalecen entre los cuatro jinetes que definen las reglas de lo que se necesita para llegar a ser un una compañía de 1 billón de dólares, lo cual el autor define como Algoritmo T (de trillón).

El primero es la diferenciación del productor, que será la clave de valor para la compañía; el segundo es la habilidad para atraer capital humano barato, mediante la articulación de una visión audaz fácil de entender.

El tercero corresponde a la capacidad de hacerse global; el cuarto es la capacidad de hacer que la gente te perciba con buenos ojos.

El quinto factor es la capacidad de controlar la experiencia del consumidor en el momento de compra, y el sexto corresponde al uso de la tecnología para conocer a los clientes y hacer crecer el negocio.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario