Cuatro actitudes que debes evitar en una entrevista

Foto: Shutterstock

En una entrevista de trabajo, 93% de la comunicación que se genera es no verbal, según datos proporcionados por la Society for Human Resource Management. Sin embargo, parece que los candidatos no le dan la importancia que merece. Y es que seis de cada 10 reclutadores asegura que un gran número de profesionales genera desconfianza debido a que ni siquiera pueden hacer contacto visual.

Por tal motivo, el portal de empleo Bumeran.com enumera las cuatro actitudes de comunicación no verbal que desconciertan en una entrevista y, por ende, deberían evitarse:

1. Manotazos que distraen. Mover las manos constantemente para dar explicaciones o, incluso, excederse con un objeto (como tocar la mesa con una pluma) para disminuir el nervio crea distracción en el entrevistador.

Los movimientos de manos funcionan bien para profundizar una idea, dar fuerza a las palabras o señalar un ejemplo, pero no hay que exagerar.

2. Brazos cruzados. La posición en que se coloquen los brazos y la conexión visual con el entrevistador representan dos aspectos clave del lenguaje corporal: cuando la persona esquiva continuamente las miradas o cruza los brazos genera una imagen de inseguridad y poca apertura en personalidad.

Una mirada firme, lo cual no implica que sea retadora, refiere respeto y seguridad en los argumentos que se presentan para querer ocupar un puesto, precisa Ivonne Vargas, especialista en Recursos Humanos.

3. Durante la plática. En la entrevista es necesario prestar atención cuando el reclutador invita al candidato a hablar de sí, darse a conocer. ¿Cómo estar atento a ese momento si la persona juega, se echa hacía atrás o busca quedar lejos del reclutador para disminuir su ansiedad?

Apoyarse demasiado atrás, por ejemplo, refiere falta de interés. La sugerencia es conservar una postura cómoda, que no implique moverse varias veces; esto último denota aburrimiento y desinterés.

4. Expresa entusiasmo, no seriedad. Los empleadores intuye en los primeros cinco minutos si la persona puede continuar en un proceso de entrevistas de trabajo por la actitud con que inicia la conversación.

Empezar con una sonrisa, que puede repetirse a lo largo de la plática, a excederse en muecas de seriedad, marca la diferencia sobre un candidato. ¿Qué pasa con las sonrisas, genuinas, y no muecas falsas? Este elemento refiere amabilidad y, por consiguiente, da mayor oportunidad a crear empatía.

Así que antes de asistir a una entrevista de trabajo, Bumeran.com te recomienda lo siguiente:

Lo que debes hacer…

  • Sonreír desde el inicio crea una percepción de apertura
  • Hacer contacto visual facilita la comunicación y da señales de interés
  • Modular la voz, subiendo ligeramente el tono, es ideal para enfatizar un ejemplo de tu trabajo

Lo que debes evitar…

  • Mirar hacia abajo demuestra poco interés sobre lo que indica el reclutador
  • Jugar con el cabello denota inseguridad
  • Cerrar las manos refiere poca apertura y molestia

[email protected]

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario