¿Cuáles son las obligaciones de los trabajadores en la NOM 035?

Foto: Especial

Las obligaciones que establece la NOM 035 sobre factores de riesgos psicosocial no son exclusiva de las empresas, también hay disposiciones que deben cumplir los trabajadores.

Esta norma que entrará gradualmente a partir del 23 de octubre tiene como objetivo crear ambientes organizacionales favorables en los que eliminen los factores que provocan un daño en la salud mental de los empleados y desencadenan en trastornos como estrés, insomnio o ansiedad. Para ello, el marco normativo también establecer 7 obligaciones para los colaboradores:

1. Acatar nuevas medidas

Observar las medidas de prevención y control que dispone la norma y las que establezca su centro de trabajo para gestionar los factores de riesgo psicosocial. Colaborar para contar con un entorno organizacional favorable y prevenir actos de violencia laboral.

2. Propiciar buen ambiente

Abstenerse de realizar prácticas contrarias al entorno organizacional favorable y actos de violencia laboral.

3. Participación activa

Participar en la identificación de los factores de riesgo psicosocial y, en su caso, en la evaluación del entorno organizacional.

4. Denunciar violencia laboral

Informar sobre prácticas opuestas al entorno organizacional favorable y denunciar actos de violencia laboral a través de los mecanismos establecidos por el centro de trabajo.

5. Reporte personal

Informar al patrón por escrito si ha presenciado o sufrido un acontecimiento traumático severo.

6. Participación activa

Participar en los eventos de información que proporcione el patrón.

7. Exámenes y evaluaciones

Someterse a los exámenes médicos y evaluaciones psicológicas que determinan la presente Norma.

En contraste, los trabajadores tienen que cumplir con 7 puntos, mientras que los centros de trabajo llegan a tener hasta 18 disposiciones obligatorias, dependiendo el número de colaboradores. Sin embargo, las tareas previstas para el capital humano complementan las obligaciones de las empresas.

CRÉDITO: 
Gerardo Hernández / Factor Capital Humano