Crear una empresa exitosa en siete pasos

Foto: Shutterstock

Crear una nueva empresa o negocio requiere contar con un producto diferencial o innovador, pero esto no es suficiente, se necesita entender la forma en que funciona una empresa y saber que poco a poco va a evolucionar, pero sobre todo administrar adecuadamente los ingresos.

Llevar una empresa al éxito, sostiene Alejandro Saracho, especialista en finanzas, involucra siete secretos a nivel económico, y el primero es contar con una mentalidad emprendedora, saber que se requerirá trabajar duro y ser tolerante a la frustración, ello lleva a las personas a no abandonar el barco cuando las cosas se ponen difíciles.

“Estar obsesionados por sus sueños y porque el producto o servicio transforme la vida de alguien permite estar dispuesto a continuar cuando todo parece que está perdido”, dijo Saracho en entrevista.

Uno de los errores comunes que comenten los emprendedores es pensar que su negocio vale por la marca, pero cuando este inicia, no siempre cuenta con el suficiente respaldo, por ello hay que contar con un modelo de negocio viable que compruebe que el producto es capaz de generar dinero.

Este segundo secreto involucra tres ángulos para asegurar la viabilidad. El primero es contar con un cliente de valor, que esté dispuesto a pagar por el producto o servicio; el segundo interconectar en un plan de negocios a todas las partes que involucran a la empresa: producción, distribución marketing y flujo de entrada y salida; y el tercero es revisar los estados financieros a fin de que el negocio sea rentable y escalable, de tal forma que atender a más personas no sea complicado.

“Un principio de Carlos Slim que me gusta mucho dice: ‘Tienes que asegurarte que todo esté relacionado con la generación de ventas’, y cuando uno comienza a ser emprendedor se siente dueño del negocio y se compra; por ejemplo, la computadora cara y atractiva”. Pero las cosas no tienen que ser así, el tercer secreto es la austeridad absoluta y requiere analizar si comprar el mejor producto o el más caro está relacionado con la generación de dinero.

Aunque no cuenta con una cifra exacta, Saracho, también autor del libro Reconfiguración financiera, menciona que muchas empresas mueren por ese derroche de dinero, y que en su experiencia los negocios que manejan un esquema de simplificación de gastos reducen entre 30 y 70 % los gastos económicos.


El cuatro secreto es el flujo de efectivo, que involucra la economía del negocio, es decir el dinero que entra y sale. A decir de Saracho, existen tres palancas a las que hay que ponerle atención para manejar el flujo de dinero.

Cobra antes y paga después, mantiene inventarios bajos y no compres por volumen aunque haya descuento y cuenta con una reserva de protección de al menos un ciclo del negocio, es decir el tiempo en que obtienes ingresos y pagas gastos.

El quinto secreto consiste en reinvertir las ganancias y no gastarse los ingresos en cuanto llegan. Si bien el negocio tiene que dar un sueldo para pagar los gastos básicos mensuales del dueño, este no tiene que derrocar el dinero. El cambio puede darse cuando la operación funcione sin que el dueño este presente, “hasta ese momento has reinvertido tus ganancias de forma adecuada para que la organización funcione a pesar de ti, contigo y sin ti, ese es el momento en que puedes dejar de reinvertir y tal vez parte de lo que genere el negocio invertirlo en algo más”.

En los negocios virtuales este cambio puede darse en un año, pero en industriales puede operar de forma adecuada después de dos a cinco años. “En la medida que el negocio incrementa las ganancias pueden pagarse mejores sueldos, pero siempre pensar en un plan a mediano plazo -años en los cuales no se tocará el dinero- después del cual ya se podrán comprar propiedades o inversiones”.

Muchos emprendedores se preguntan ¿cuál es el mejor momento para dejar el trabajo y enfocarse al negocio? Aunque no hay una respuesta exacta y cada situación es diferente, Saracho recomienda, en su consejo seis, que se planee una transición, y que el momento ideal es cuando el negocio sea capaz de generar el suficiente dinero como para pagar el sueldo actual.

Esta transacción puede planearse para hacerse en uno a dos año de iniciar el negocio; sin embargo, existen personas como el mismo Saracho que son “camicases”, es decir renuncian sin que el negocio sea redituable, pero se dedican de lleno al negocio, el problema de esta transición es que tarde o temprano el dueño tiene un impacto emocional porque no cuenta con certeza económica.

Sobre todo, un emprendedor debe estar dispuesto a aprender continuamente y actualizarse, por ello el consejo número siete es la parte medular de cualquier persona que busque crear un negocio o llevarlo hasta el siguiente nivel. Lo primordial es aprender a manejar el dinero propio y el de la empresa, después saber llevar el marketing y ventas y como tener un buen esquema de negocio.

Por último, Saracho agrega un punto y dice que los emprendedores deben tener un grupo de respaldo y apoyo, en el cual exista más emprendedores y que empleados y socios que puedan aportarle a la empresa en el área económica, contactos y conocimientos.

Una opción es agregar al equipo que no tienen el conocimiento pero que tienen hambre de aprender y ganas de trabajar, como becarios y pasantes y que crezcan la cultura de la organización. Lo ideal es ir directamente a las universidades.

elizabeth.meza@eleconomista

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez /El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.