Crea una mente flexible para superar la incertidumbre

Trabajar con el personal para crear una nueva estrategia. Foto: Shutterstock

Implementa las cuatro posiciones mentales para transformar la organización, crear líderes y trabajadores que enfrenten de la mejor forma los retos

Salir lo más rápido posible y de la mejor forma requiere una mente flexible. Tan sólo reflexiona un momento, ¿cuánto avanzó tu empresa durante esta crisis generada por el coronavirus?, ¿enfrentaste retos que te impedían continuar?, ¿te diste cuenta que se puede trabajar a la distancia? Nada es imposible, solo se requiere planeación.

Tal vez ya tenías una estrategia, comercial e interna para este año pero el Covid-19 llegó a cambiar los planes, ahora el panorama es completamente diferente y debes trabajar con el personal para crear una nueva estrategia que incluya trabajar de forma remota, el uso de la tecnología y la innovación.

Mentalidad ante crisis

Para enfrentar la crisis, Jorge Cuevas, autor del libro Kamasutra de la innovación: guía disrupta para transformar vidas y negocios, dice que hay cuatro posiciones mentales para transformar la organización, crear líderes y trabajadores con mente flexible que enfrenten los retos.

Cuevas hace una metáfora entre la flexibilidad mental y el sexo, pues para “ser practicante del kamasutra sexual necesitas una flexibilidad física fuera de serie y para vivir el mundo de los negocios debes tener el cuerpo de un practicante kamasutresco, tienes que tener una mente sumamente flexible”, precisa.

La implementación de las posiciones: explorador, disruptor, creativo y guerrero, en tiempo de coronavirus depende del tipo de empresa y sector. Por ejemplo, la alimenticia puede estar en la posición de guerrero, en el momento de ser ágiles, porque la industria está en auge; sin embargo, un músico o un restaurante se encuentran en el disruptivo o pilotaje, porque se tiene que plantear cómo revolucionar el negocio y qué está haciendo la industria en otros países .

Las cuatro posiciones

La posición del explorador busca sacarte de tu forma de confort, porque “la creatividad y el pensamiento innovador no sale solo por sentarse en una junta y hacer una lluvia de ideas”, se requiere salir a buscar qué se está haciendo, qué han hecho en otras pandemias o cómo le han hecho otros sectores para salir adelante.

Para Cuevas, “el que quiere hacer una lluvia de ideas es un innovador precoz, el que se viene rápido con su idea y hace más de lo mismo y quiere resolver las cosas de la misma manera.

La posición disruptiva es aquella que te incita a cuestionar, que se pregunta si el modelo y la estrategia es la ideal y busca opciones para ser mejor. “La disrupción está en el sentido del humor, como cuando uno cuenta un chiste; en realidad lo que está pasando es que las neuronas van por un canal y cuando te cuentan un chiste te vas por otro”, dice Cuevas.

Un negocio, si no puede laborar como normalmente lo haría, es momento de trabajar en sus predictivos, en sus acciones a realizar una vez que pase la pandemia. “Qué puedo hacer ahorita que en dos o tres meses, además de sobrevivir, esté en lo más alto de la ola”.

La innovación no es sólo tener una buena idea, sino ponerla en práctica y en esto se enfoca la posición creativa. “Hay que aprender a fracasar rápido y barato. Hay que ser un científico loco”, dice Cuevas, sólo así se puede avanzar.

Por último, la mente del guerrero es aquella que aterriza las ideas y hace que las cosas sucedan.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario