Crea una cultura que no se base en el dinero

Empieza por definir la razón de existir de la empresa. Foto: Cortesía

Tener una misión que vaya más allá de las ganancias económicas es la base del capitalismo consciente

Una de las bases de la economía a nivel mundial es el capitalismo, el cual considera que los medios de producción deben ser de propiedad privada; el mercado asigna los escasos recursos de manera eficiente y el capital es la fuente de generar riqueza; sin embargo, muchas veces no es visto de forma positiva, porque se considera que sólo se enfoca en generar riqueza.

Para Raj Sisodia, profesor de FW Olin de Global Business, el capitalismo ha tenido importantes efectos positivos en la sociedad, ya que por definición, los negocios son éticos porque se basan en la voluntad de cambio, son nobles por elevar nuestra existencia y son heroicos al permitir salir de la pobreza. El problema es que su forma tradicional de ejecución ya no está dando buenos resultados.

Ante esto, el especialista propone reformular el capitalismo como uno consciente, modelo que cada vez más empresas en el mundo están adoptando y que les permite tener mejores resultados económicos y sociales.

“El capitalismo es útil, significa libertad en todos los sentidos, de mercado, de personas, de decisiones, lo que resta es la desconfianza que puede crear y que genera costos económicos y sociales altos”, expone.

Sisodia quien fundó el concepto en colaboración con John Mackey, CEO de Whole Foods Market, explica que este concepto se basa en crear valor y centrarse en propósitos, más allá de sólo generar ganancias económicas, donde impere el amor, la emoción y pasión por lograr cambios que beneficien a todos. Se trata de una evolución más humana y satisfactoria para los negocios.

“Si no creas valor, no sobrevivirás como negocio”, asevera.

Añade que el capitalismo puede llevarse a cabo incluyendo a todas las personas, quienes además de producir dinero generen bienestar y prosperidad, valores que usualmente sólo obtienen los líderes.

Los cuatro pilares

Sisodia menciona que para poder ejecutar el capitalismo consciente en una organización, es necesario conocer los cuatro pilares que lo conforman: tener un propósito superior, la integración de las partes interesadas, líderes conscientes y una cultura consciente.

Lo primero, indicó, es definir el propósito de existir de la empresa, ¿para qué se creó?, ¿quién es la empresa?, ¿cuáles son sus valores?, ¿por qué necesita existir?

“El propósito es hacer algo que valga y genere dinero, en lugar de hacer algo para generar dinero. El poder de tener un propósito es que estás tratando de hacer algo por el mundo, tu razón de ser va más allá de ganar dinero, se vuelve importante para todos los interesados y todavía ganas más dinero de lo que creías posible”, explica.

Asimismo, hay que definir los motores de la empresa, valores, acciones y cómo se benefician todos los integrantes y, especialmente, tener líderes conscientes, no sólo una persona, sino cada miembro del equipo que sean apasionados con el propósito de la compañía, honestos, generen confianza, motiven a los demás y estén orientados al servicio tanto de la gente como del planeta.

En relación con la cultura que se genere, ésta debe ser basada en siete valores: confianza, autenticidad, cuidado, transparencia, integridad, lealtad y empoderamiento.


Cómo implementarlo

Tanto ha sido el impacto del capitalismo consciente que actualmente tiene importante presencia en Estados Unidos, Europa y Latinoamérica, especialmente en Brasil, Costa Rica, Colombia, Chile y México. Es en este último continente donde se esperan muchos más casos.

Entre las empresas que cuentan con las características del movimiento se encuentran Starbucks, Costco, Amazon, Toyota, Google y Ups, por mencionar algunas. El giro que más está adoptándolo es el de retail, aunque también hay mucho interés de compañías manufactureras y servicios, pero sin importar cuál sea el sector, para Raj lo importante es que todos pueden ser negocios conscientes, sólo se requiere de la disposición para transformarse en uno.

Adoptar esta cultura no necesita de una gran inversión económica, sino de compromiso y paciencia por esperar tener resultados en poco tiempo. Lo importante es comenzar por un manejo interno, con buen trato a los colaboradores, creando políticas laborales sanas y que empoderen a los empleados y les dé bienestar, porque un empleado bien cuidado, cuidará bien al negocio.

Raj enfatiza que tampoco hay que olvidar que los cambios en el entorno son constantes, sobre todo en el mundo de los negocios, por lo que hay que pensar diferente y modernizarse, repensar lo que se hace y las percepciones que se tienen sobre el negocio. De esta manera, se sabrá qué cambiar y qué esperar para el futuro.

Los beneficios

El cofundador del capitalismo consciente indica que sumarse a este movimiento permitirá aumentar las ganancias económicas, hasta nueve veces más, de acuerdo con los registros de los últimos 10 años, obteniendo 125% de crecimiento en el mercado.

Hasta el momento tienen más de 50 casos en todo el mundo, lo que se espera incrementar en los siguientes años.

“El capitalismo consciente trabaja para todos, todos ganan con él. El amor y el trabajo son las tiendas de suministros de nuestra humanidad”, finaliza.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario