La contradicción entre el progreso y las tradiciones

En diciembre DEL 2011, la ingeniera Mariel Cervantes reunió al comité evaluador de Autovías del Estado de Jalisco para tratar, entre otros puntos, la ejecución de una autovía que mejoraría la comunicación terrestre entre Jalisco y Nayarit con el propósito de fortalecer las relaciones sociales y comerciales.

La ingeniera Cervantes, como directora del comité, tenía en su poder dos propuestas: la primera consistía en ejecutar la obra en dos tramos. El primer tramo se encargaría de la administración estatal de Jalisco y el segundo tramo, del gobierno de Nayarit. La otra propuesta se basaba en subcontratar a una empresa privada que realizara todo el proyecto.

En la primera propuesta, las administraciones decidirían respetar, en el trazado de la vía, la Sierra Madre Occidental, lugar de residencia de los wixárikas (huicholes). Para “el tramo de Jalisco” se consideró que a la administración del estado se le otorgaría un crédito por 1 millón 500,000 pesos en el 2008 a una tasa de 6% anual, mientras que el crédito para “el tramo de Nayarit” sería de 2 millones de pesos en el 2007 a una tasa de 8% anual.

En la segunda propuesta, la empresa privada estableció que para ejecutar la obra requería 3 millones de pesos en el 2012 con intereses incluidos, lo cual económicamente resultaba más conveniente y apegado al presupuesto original. Además, se reduciría notablemente el tiempo estimado en hacer el recorrido, beneficiando a los municipios con una mayor afluencia de viajeros, una disminución en los costos de transportación y una notable mejoría en sus actividades comerciales y turísticas.

Para hacer factible esta alternativa era necesario atravesar la Sierra Madre Occidental en su totalidad, lo que obligaba a reubicar algunas comunidades de los wixárikas que serían destruidas en la ejecución el proyecto. Un desplazamiento afectaría el desarrollo de sus tradiciones y prácticas religiosas. Además, se alteraría considerablemente el ecosistema, pues la obra perjudicaría inevitablemente la flora y la fauna de la región.

La Sierra Madre Occidental es una cadena montañosa que abarca todo el oeste de México recorriendo los estados de Sonora, Chihuahua, Sinaloa, Durango, Zacatecas, Aguascalientes, Nayarit y Jalisco. Es considerada como uno de los ecosistemas más ricos la zona norte de México, pues en ella se albergan grandes bosques de coníferas, una amplia variedad de fauna y considerables especies endémicas, es decir, grupos de animales y plantas que sólo habitan en algunas zonas de esta sierra.

De manera adicional a su importancia medioambiental, la Sierra Madre Occidental también es relevante a nivel cultural, pues en sus montañas se asientan algunos de los pueblos indígenas más relevantes de nuestro país. En el caso específico de los estados de Nayarit y Jalisco, esta zona es el lugar originario donde residen las comunidades coras, tepehuanes y wixárikas.

Para el último de los grupos, los wixárikas, la Sierra Madre no sólo simboliza un espacio territorial donde vivir y desarrollarse, sino que también es un territorio sagrado donde habitan sus antepasados, sus deidades y se asienta la historia de su cultura y su mundo. Es a través de las montañas, los ríos y los lagos de la región, donde los wixárikas año tras año realizan su peregrinaje sagrado a través de sus centros ceremoniales más importantes: Teakata (Santa Catarina, Jalisco), Huaxamanaka (Cerro Gordo, Durango), Huaramara (San Blas, Nayarit), Xapawleyeta (Chapala, Jalisco) y Wirikuta (Catorce, San Luis Potosí).

El desarrollo económico de la región y la falta de interés en proteger este territorio montañoso y sus riquezas ambientales y culturales ha ocasionado que se llegue a poner en riesgo la sustentabilidad de la zona.

La ingeniera Mariel Cervantes sabía que ésta sería una decisión que le exigía a ella y al comité evaluador un profundo análisis. ¿Cómo hacerlo? ¿Bajo qué criterios?

Según el informe brundtland de 1987, entendemos por sustentabilidad a la capacidad que se tiene de satisfacer las necesidades de la actual generación sin sacrificar la capacidad de futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades, buscando un equilibrio entre los individuos y los recursos de su entorno.

*Rebollo Catalán es profesor del área de Contabilidad y Finanzas del Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara. Síntesis por José Carlos Vázquez, profesor del Área de Formación Humanística y Ciudadana del Tec de Monterrey, Campus Guadalajara.

El Tecnológico de Monterrey y El Economista entregarán un Certificado en Ética para los Negocios a los lectores que resuelvan una serie de casos de publicación quincenal, de los que este texto forma parte. Consulta las bases en
http://eleconomista.com.mx/especiales/etica-para-los-negocios

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
David Rebollo Catalán