Compañeros bulliciosos al teléfono

Foto: Shutterstock

En las oficinas, nunca falta el compañero al que le gusta hablar exageradamente fuerte por teléfono, lo que obliga al resto del personal a escuchar detalles de su vida como resultado de ese acto invasivo, que afecta las relaciones entre colaboradores.

Las oficinas, por lo general, tienen espacios reducidos, se separan por cubículos o incluso sólo cuentan con escritorios. Muchas veces tener privacidad es difícil y significa escuchar música que no queremos, conversaciones ajenas y ruidos molestos de los demás. Algunos optan por usar audífonos y escuchar música para poder concentrarse.

Nunca falta el compañero que habla exageradamente fuerte por teléfono en horario de trabajo, que ni siquiera con audiófonos podemos evitar, obligándonos a escuchar detalles insólitos, acerca de su vida. Pero lo más desagradable no es lo que dice, sino el tono que ocupa al hacerlo: alto, claro y extremadamente invasivo.

A estas personas no les importa si interrumpen la concentración de los compañeros. Pero, ¿por qué actúan de esta manera?, expertos señalan que existen personas más bulliciosas que otras debido a los rasgos de su personalidad y que les impiden ajustarse a estos ambientes.

La psiquiatra Gema Cabrera, especialista en comportamiento humano, señala que “el interrumpir el trabajo del otro, más que por falta de modales, es porque a veces somos tan autorreferentes que no vemos al otro y por ende, no podemos ver sus necesidades”.

Este tipo de conductas no sólo afecta a los compañeros, sino que también la imagen y el profesionalismo de una persona, lo que se traduce, en no respetar el entorno ni mucho menos ser empático con él.

“Las llamadas telefónicas también generan conflictos en las reuniones, y es que hay personas que se alejan del resto para atender una llamada, pero aunque traten de ser respetuosos, en ocasiones, esto de igual manera es una falta de respeto, ya que la persona que está exponiendo ha dispuesto un tiempo determinado para revisar asuntos en conjunto y, por lo tanto, merece toda su atención”, señala Margarita Chico, Directora Corporativa de Comunicación del portal de empleo Trabajando.com

CÓMO ACTUAR

La oficina, como en cualquier otro lugar, existen diversas creencias, costumbres y comportamientos, pero el respeto y la tolerancia son dos aspectos fundamentales que deben estar siempre presentes en toda convivencia, pues de otra manera es imposible mantener buenas relaciones interpersonales. En estas situaciones el sentido común debe operar. Es necesario fomentar el respeto en todos los lugares de trabajo, ya que es un valor fundamental para hacer posible las buenas relaciones interpersonales y la comunicación eficaz.

En estos casos, Trabajando.com recomienda conversar con la persona ruidosa, claramente con respeto y explicando cómo afecta a los demás.

La persona “bulliciosa” puede también escoger un lugar para realizar las llamadas telefónicas de larga duración o personales, alejándose del resto, y así poder tratar los asuntos en un lugar más aislado.

Finalmente, pueden tomarlo también con un poco de humor, pasar por el lado y decirle lo que debe responder a la persona que le está llamando. Esto siempre ayudará a distender el ambiente.

CRÉDITO: 
Redacción