¿Cómo saber si eres un buen líder?

Foto: Shutterstock

¿Podrías mencionar, en menos de un minuto a los jefes que son o fueron engreídos, soberbios, le hace o hicieron la vida imposible a alguien? Seguro que no te costará trabajo mencionar algunos o varios nombres, y es que el poder, señala Robert I. Sutton, autor del libro Buen Jefe, Mal Jefe es un arma de destrucción masiva de las relaciones humanas, por lo que tener ese dominio sobre otras personas hace que se tienda a sacar a una especie de estúpido que todos llevamos dentro.

En las organizaciones, indica el también profesor de la Standford Engineering School, hay muchos más jefes de los que pensamos, cuyo poder, muchas veces mal gestionado, minar la creatividad y, por ende, el desarrollo profesional y empresarial. En cambio, los buenos jefes trabajan de forma incansable y constante para crear organizaciones inteligentes.

Los buenos jefes lo son porque acallan al estúpido que todos llevamos dentro, saben escuchar y actúan con firmeza, pero con flexibilidad e incentivan la creatividad y el trabajo bien hecho, afirma Sutton. Y esto, en empresas de reciente creación como las startups, es fundamental

Por ello, resulta propicio recordar las preguntas que Guy Kawasaki lanza en su libro El arte de empezar 2.0 para saber de qué lado de la balanza estás. Para conocer tu perfil de jefe, te invitamos a conocer las respuestas a las preguntas que plantea el experto en emprendimiento:

Pregunta (P): ¿Cómo sé que tengo talla de líder?

Respuesta (R): Eso nadie lo sabe de entrada. Normalmente, el papel de liderazgo es algo que nos cae encima y luego crecemos con él. Por el momento, no te preocupes en exceso con el tema. Concéntrate, en cambio, en crear un Producto Mínimo Viable (PMV), sacarlo al mercado, mejorarlo y obtener rendimientos económicos.

P: ¿Qué fue lo que convirtió a Steve Jobs en un líder tan asombroso?

Steve Jobs era único y eso significa ser uno solo en su especie. Él combinada la habilidad para crear lo que la gente no sabía que quería con un nivel místico de buen gusto. Era un perfeccionista y no permitía que nadie pudiera con él. No quiero decir con ello que fuera fácil trabajar con Jobs, pero considero un honor haberlo hecho.

P: ¿Qué hago si alguien no rinde lo que se espera de él o ella? ¿Tengo que despedirlo?

Identifica el verdadero por el que una persona no rinde como debería. Podría tratarse de problemas que están fuera de su control, aísla esos problemas y soluciónalos en la medida de lo posible. Una buena regla general es aplicar a esa persona el mismo trato justo que te gustaría recibir a ti por parte de los miembros de la junta directiva. Cuando ese trato justo se agote, toma una decisión y actúa.

P: ¿Cómo recluto directivos?

La experiencia indica que debes rodearte de personas más capacitadas que crean en tu sueño tanto como tú. Se trata de un proceso largo que puede llevar hasta seis meses. El orden adecuado que debería seguir es conseguir que primero crean en tu sueño y luego pedirles que se incorporen a la junta, no al revés.

P: ¿Cómo sacarle el máximo valor a la junta directiva?

Pide. Muchos emprendedores, sorpresivamente, están demasiado intimidados ante los miembros de la junta y por ello no saben cómo gestionarlos. Dales tareas y hazlos responsables. También ellos te hacen a ti responsables de tus actos.

Lo mejor que puedes hacer, indica Kawasaki en este punto, es que te reúnas individualmente con cada uno de ellos de vez en cuando, incluso cuando no haya problemas relevantes que abordar, así obtendrás consejos que no recibirías en una reunión de grupo y, recibir consejo, servirá para establecer un vínculo especial.


Guy Kawasaki recomienda algunas lecturas para profundizar en el tema de liderazgo:

*Adams, Scott. How to fail al almost everything and still win big: Kind of the story of my life. Portafolio, Nueva York, 2013. En español está editada por Empresa Activa, Barcelona 2014
*Pink, Daniel. Drive: The Surprising truth about what motivates us. Riverhead Book, Nueva York, 2011. En español, editada por Gestión 2000, Barcelona, 2010.
*Sutton, Bob. The no asshole rule: Building a civilized workplace and surviving one that isn´t, Business Plus, Nueva York, 2007. En español, editada por Gestión 2000, Barcelona, 2007.

[email protected]

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario