Cómo retener talento al estilo de empresas bancarias

Foto EE: Archivo

El área de Recursos Humanos (RH) es tan importante en un gran corporativo como en una pequeña y mediana empresa, porque además de impulsar el talento humano y retenerlo, también ayuda al desarrollo de cada una de las áreas, incrementar ventas y reforzar la imagen de la compañía.

El reto principal en este departamento es ofrecer alternativas de empleo y conseguir que rindan al máximo, de tal forma que su esfuerzo se vea recompensado en la empresa, dijo Ramón Arrollo, exdirector de Recursos Humanos de BBVA Bancomer.

“El reto es traer a la gente adecuada, con los conocimientos y habilidades que se requieren para el puesto”.

Ramón Arrollo mencionó que el nivel de rotación de los cajeros era de alrededor de 50% y se necesitaba una forma de reducirlo, a menor costo y mayor productividad. “Nos dimos cuenta de algo básico; estábamos contratando quizás a las mejores personas desde el punto de vista curricular, pero no entendíamos por qué muchos de los jóvenes (entre 18 y 24 años) duraban menos de un año”.

Con ayuda de la tecnología se revisaron patrones de comportamiento de por qué renunciaban y se determinó que los jóvenes no tenían el nivel de compromiso que el banco demandaba y no contaban con el nivel aspiraciones para crecer.

La solución fue cambiar el perfil de las personas que se solicitaban para cubrir el puesto, y se comenzó a contratar a mujeres de mayor edad, madres solteras y padres con carreras truncas. Además, el perfil se adecuó a cada entidad porque no era el mismo a nivel nacional.

También se creó un programa de desarrollo de talento individual para impulsar a los trabajadores a continuar sus estudios y crecer dentro de la empresa, así como crearon la escuela de management, donde cada año se forman 2,000 líderes.

Adiós al miedo

Pablo Habichayn, director de Recursos Humanos de Edenred, dijo que otro de los retos a los que se enfrentan las empresas es el miedo al cambio y que se requiere combatirlo.

Para lograr la flexibilidad de horarios en el trabajo, el área de RH de Edenred determinó que el equipo definiera los horarios de entrada y salida de cada uno de los miembros y que no fuera recursos humanos quien los impusiera.

“En mi área las personas se han puesto de acuerdo para hacer viernes corto. De lunes a jueves trabajan una hora más y el viernes, cuando faltan cuatro horas para terminar, se van, pero no todos, porque necesita estar una persona (...) se turnan y de las 18 personas del área se quedan tres, y cada mes se turnan”, detalla Pablo Habichayn.

También, después de realizar una visita a Silicon Valley, el directivo se dio cuenta de que no todo lo que se hace ahí puede hacerse en el resto del mundo, pero inspira.

En la empresa, cuando se decidió terminar con las barreras de las oficinas y
crear salas comunes, se inició con los directores y después se continuó con los más de 700 empleados. “No hay que tratar de aplicarle este tipo de cosas a la gente si no eres capaz de hacerlo”.

Si no existe RH, hay que crearla

Gerardo Valdés Manzano, director de Factor Humano de Grupo Bolsa Mexicana de Valores, comentó que cuando se incorporó a la organización no existía un área de RH y en su lugar estaba la dirección de administración, su objetivo fue crearla e impulsar el talento humano.

Cuando llegó se encontró con gente muy buena pero un poco olvidada, vio sus aptitudes y en conjunto desarrollaron políticas de gestión de posición, rutas de carrera, tiempos de movilidad en tabuladores; se enfocó en temas de compensaciones, desempleo y capacitación, todos adaptados a una nueva realidad.

“Logramos posicionar la gestión de recursos humanos como un tema prioritario para la gestión de negocio, que se reportaba a la junta de gobierno”.

Después de ocho meses se vieron cambios en la empresa y las áreas
agradecían a Recursos Humanos.

“Hoy en día estamos viendo (en la BMV) cómo reforzar el tema de ciberseguridad”, porque la primera propuesta debe salir de Recursos Humanos, desde buscar el capital adecuado para cada puesto hasta el desarrollo de las habilidades y aptitudes.

elizabeth.meza@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario