Cómo pedir referencias de un candidato

Foto: Shutterstock

Pedir referencias del candidato que considera perfecto para incluir en su equipo de trabajo es una oportunidad para conocerlo de verdad. Existe la forma convencional, en la que el aspirante proporciona los contactos, pero también está la de “puerta de atrás”. La revista Harvard Business Review explica cómo sacar provecho a amabas situaciones.

En un artículo escrito por Priscilla Claman, presidenta de Career Strategies Inc, empresa de servicios de coaching profesional para personas y organizaciones, la experta pone el escenario de las referencias convencionales, en la que se llama a ciegas a un contacto otorgado por el candidato.

El objetivo en ambos casos es hacerse de una imagen completa de la persona que va a contratar y para ello es necesario contrastar lo que su empresa y usted han averiguado de él con las referencias, quienes confirmarán o profundizarán su percepción de éste.

Lo primero es preguntar cómo es que conoce al aspirante. Puede que se trate de su anterior jefe o su de cuñado. Algunos candidatos ponen como referencia a personas conocidas en su campo, pero con las que no han trabajado.

Describa el puesto y pregunte qué aspectos de éste destacan los puntos fuertes de su candidato. Es conveniente, recomienda la experta, no mostrar escepticismo ni negatividad hacia el aspirante, ya que eso hará que la referencia se calle por pura lealtad.

También sugiere recopilar información de todas las personas que hayan entrevistado al candidato y céntrese en una o dos cuestiones y compare las respuestas que le den estas personas con lo que le dijo el aspirante.

Limítese a los hechos y concéntrese en preguntar cuál ha sido su verdadera labor, expone Claman. Por ejemplo: "Es genial que su presentación fuera tan exitosa, pero cuénteme un poco más acerca del contenido de la presentación y lo que hizo que resultara tan persuasiva".

Es bueno dejar que la referencia hable, incluso si se sale del guión, eso le proporcionará más información importante.

Cuando las referencias son “por la puerta de atrás”, Priscilla Claman considera que el reto es encontrar al contacto adecuado, si no vislumbra alguno, comience por LinkedIn para buscar conexiones.

Suele pasar, señala la experta, que las políticas de las empresas impiden contactar a contactos de referencia, si es así, es conveniente que discuta este asunto con su departamento de Recursos Humanos para ayudarle a conseguir su objetivo.

Hablar con alguien conocido le permitirá plantear preguntas que las propias referencias del candidato puede que no contesten de forma objetiva, por ejemplo, cuál es su reputación como gerente o bien qué opinión tienen sus compañeros de éste o ella".

En el caso de que haya diferencias entre su percepción y lo que le cuentan los contactos, vuelva a conversar con su candidato y pídale que se explique. Tal vez descubra que no hay nada de qué preocuparse. Siga estos consejos y podrá confiar en que ha hecho una buena elección.

[email protected]

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario