Cómo implementar la NOM 035 para atender daños por Covid-19

Los empleados están desarrollando estrés y síndrome de burnout. Foto: Especial

Estrés, angustia, síndrome de burnout y otros problemas emocionales, se han incrementado de manera significativa durante la pandemia del coronavirus, sobre todo en los empleados, quienes han incrementado sus jornadas de trabajo, actividades y viven con el miedo de ser despedidos, algo que las empresas deben atender.

En 2019 entró en vigor la Norma Oficial Mexicana (NOM) 035, que obliga a las empresas a atender los riesgos psicosociales que puedan presentar los empleados en sus espacios de trabajo, como es el caso del estrés, ademas de que deben garantizar un ambiente laboral saludable.

Si bien muchas empresas lo empezaron a trabajar, para otras no fue relevante; sin embargo, para la nueva normalidad será vital para atender a quienes hayan sufrido un daño emocional en estos meses de confinamiento.
 
"Ante la situación crítica que estamos atravesando actualmente, las compañías deben de expandir estrategias de salud y bienestar ya que tiene una repercusión importante, tanto en la productividad como en el servicio que se presta, impactando directamente al negocio", comentó Annel Lozano, subdirectora en estrategia de salud Be Well de Lockton México. 
 
En estos sentido, recomendó hacer nuevamente la fase diagnostica con los empleados que señala la NOM 035, ya que el escenario actual es totalmente diferente al del año pasado. Al hacerlo, se podrá asegurar que los empleados se encuentran en buenas condiciones y de ser necesario se pueda brindar atención psicológica.

Crear nuevas estrategias

La especialista indicó que una de las estrategias importantes es que como compañía se adapten los riesgos psicosociales del entorno, dado que la mayoría de los colaboradores que se encuentran en casa están expuestos a diferentes riesgos en términos de estrés, ansiedad, depresión. Asimismo, las jornadas laborales se han extendido provocando la disminución de productividad y efectividad en el trabajo.

Datos de la Facultad de Medicina de la UNAM, indican que si una persona labora 11 horas al día, es dos veces más propensa a padecer depresión, y si lo hace durante 55 horas a la semana, su riesgo de sufrir un infarto es 33% mayor. Esto también puede conducir al síndrome de burnout, que de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, es una enfermedad que puede presentarse tanto en la modalidad de trabajo remoto o presencial. 
 
"Las estrategias recomendadas para reducir el estrés de los colaboradores sería que las compañías trabajaran de manera efectiva en proporcionar servicios de atención psicológica esto se puede hacer a través de proveedores de programas de atención al empleado, ya sea vía telefónica o mediante plataformas virtuales”.

Añadió que también es vital trabajar con temas de ergonomía para ayudar a los colaboradores a mejorar su ambiente de trabajo en casa y establecer políticas de manejo de cargas de trabajo, horarios efectivos, manejo de liderazgo, el enfoque asertivo hacia las nuevas tendencias de comunicaciones y sobre todo fortalecer la vinculación con programas de engagement dentro de la compañía hacia los colaboradores.
 
Otro punto importante es trabajar la parte del mindfulness y gestión de manejo de estrés, pláticas con temas de resiliencia y en su caso fortalecer estrategias de meditación o de pausas activas dentro de los espacios de trabajo. Esto ha resultado efectivo para reducir el estrés psicológico de los empleados.

Regresar a los centros

 
Dentro de la norma se establecen criterios que se enfocan a la seguridad laboral para esto es altamente recomendable que las empresas se apeguen a los protocolos establecidos por el IMSS y la secretaría de trabajo para el regreso al centro de trabajo, en el cual se establecen los filtros sanitarios, acompañamiento y diagnóstico del Covid-19. 

Lozano mencionó que adicional a la sanitización de las instalaciones y establecer estrategias y políticas de seguridad en el lugar de trabajo, es necesario capacitar a los colaboradores para el manejo de las instalaciones, comedores, establecer lineamientos de operación de sistemas médicos y facilitar recursos si se presenta un caso de Covid-19 o en sus familias.

“En caso de que tengan cualquier tema de salud, o casos sospechosos en su familia o surja algún brote epidemiológico, puedan contar con los mecanismos adecuados para comunicarlo efectivamente a las áreas de recursos humanos y sobre todo contar con programas de seguimiento puntual de los colaboradores durante su adaptación a la nueva normalidad”.

Si se tienen dudas de los protocolos o forma de operar, resaltó la importancia de acercarse con especialistas.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario