Si tiene buenas prácticas sea empresa B

Foto: Shutterstock

Cada vez son más las compañías que se preocupan por tener buenas prácticas, tanto de negociación, producción y procesos internos como las condiciones de los trabajadores. Éstas son las empresas que busca la asociación Sistema B.

Desde el 2012, Sistema B se enfoca en reunir a empresas que mejoran de forma continua y generan impactos sociales y ambientales positivos, para que a través de B Lab, se les pueda otorgar la certificación de empresas BCorps.

Si bien existen otros tipos de certificaciones de empresas sustentables y de buenas prácticas, la certificación BCorp otorga un valor intrínseco que incluso ayuda a incrementar las ganancias, debido a que se garantiza el impacto social que producen las empresas reflejado en sus productos o servicios y se enfatiza en el detalle de los procesos del día a día.

También permite obtener fondos de inversión con mayor facilidad, pues muchos inversionistas se centran en la claridad y convicción que producen las empresas en el medio ambiente, traducido en la certificación.

“Es un mecanismo para atraer inversionistas, nuevos clientes y entrar a nuevos mercados, donde los clientes están valorando esas prácticas”, explica Ramsés Gómez, director ejecutivo de Sistema B México.

El objetivo de la asociación es redefinir el sentido del éxito en los negocios y la economía, demostrando que es posible generar retornos económicos, cuidar de las personas y la naturaleza, al mismo tiempo.

“Es una comunidad de empresas a nivel global que cuidan, con la misma rigurosidad que lo hacen con sus finanzas, el impacto social y ambiental que están produciendo y se comprometen de manera personal e institucional a generar un impacto positivo de manera intencional y permanente”, explica.

Sistema B reúne a 2,300 empresas en 60 países y desde hace un año, está presente en México, en donde 12 organizaciones ya están certificadas. Para finales del 2017, se espera que la cifra crezca a 20 compañías.

¿Cómo certificarse?

Cualquier empresa pequeña, mediana o grande, de cualquier giro y con un año de vida, puede solicitar la acreditación que tiene vigencia de dos años y un costo de 500 dólares la anualidad, en promedio, aunque el monto dependerá del valor de facturación.

Para quienes no tienen un año, existe Sello B Pendiente, para quienes buscan crecer junto con el movimiento. Su vigencia es de 12 meses y durante ese tiempo, hay que cumplir con los estándares para la certificación.

Para ello, hay que hacer la evaluación B, herramienta para conocer el desempeño actual de cinco áreas: gobernanza, trabajadores, comunidad, medio ambiente y clientes.

Cuando no se obtienen los 80 puntos, se hace un seguimiento para mejorar las deficiencias y una vez que estén resultas, se vuelve a solicitar la acreditación.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.