Servicio de comedor, por la salud de los empleados

El servicio de comedor es una de las cinco prestaciones laborales más preciadas por los empleados y es de los principales atractivos que considera un candidato para aceptar una oferta laboral. En México, especialistas indican que sólo 27% de las compañías otorgan esta prestación, el más oneroso para éstas después del salario, aunque los resultados a mediano y largo plazo son la reducción en los gastos de salud.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha advertido sobre los riesgos de tener empleados mal nutridos, como es la pérdida de 20% en la productividad de las compañías. La obesidad, la ingesta inadecuada de calorías y la deficiencia de hierro, provoca fatiga y falta de destreza y la anemia que padecen millones de empleados en el mundo reduce la capacidad física y la productividad laboral en tareas repetitivas.

Un estudio de la salud en la productividad, elaborado por la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF) indicó que una persona enferma genera 4.5 veces más pérdidas en la productividad de la empresa, que el ausentismo.

De ahí la importancia de contar con un comedor. La OIT señala que ésta es para muchos empleados la única oportunidad que tienen al día de alimentarse sanamente y en condiciones idóneas, es un espacio para relajarse y para crear vínculos entre compañeros de trabajo.

“La ayuda alimentaria en lo general y los comedores en la empresa en particular, representan prácticas que contribuyen a la implementación de intervenciones a favor de la salud de los trabajadores y la productividad de la empresa”, comenta Pedro Borda Hartmann, director general de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh).

En México, menos de una tercera parte de las empresas ofrecen el servicio de comedor. Antonio Carrión, director de Catering de ISS México, proveedor global de Facility Services para organizaciones, estima que 27% de las empresas en el país dan esta prestación, aunque afirma que el servicio va en ascenso.

“El servicio está creciendo con las nuevas empresas que han llegado al país con inversión extranjera, casi 100% de esas empresas lo solicitan, sobre todo las del sector automotriz”, afirma el directivo de ISS. La empresa sumó en el 2016 siete nuevas operaciones, en México tiene 6.2% del mercado y atiende a 70 empresas con 72,000 servicios de comedor.

COMIDA SALUDABLE

Antonio Carrión indica que el servicio de comedor es el segundo rubro más caro para las empresas, detrás del salario, y es una prestación que no está blindada contra crisis. En diciembre, Televisa informó a sus empleados que los precios del comedor subían de 24 pesos a 40 pesos.

Desde hace 15 años Pfizer inculca a su personal hábitos saludables de consumo de alimentos y lo hace desde su comedor.

“Dentro de los planes de salud que tenemos, hay una nutrióloga que balancea los menús. Estos se repiten cada ocho semanas y no antes. Tenemos variedad y calidad, puede haber tacos dorados, que tienen 400 calorías de un margen de 1,800 que puedes consumir, pero hay ocho variedades de verduras diarias, hay ocho más de frutas de temporada”, explica Alejandro Guevara, go lead México, responsable de servicio al personal.

La compañía tiene otros amenities como sala de lactancia, servicio médico especializado y gimnasio, que gustan a los empleados, pero que también arrojan otra clase de resultados.

“Hemos bajado la tasa de siniestralidad de nuestra aseguradora, y es ahí donde hace sentido para áreas como Finanzas, que nos dice ‘tu plan es muy bonito, pero es gastar dinero’. Con eso estamos devolviendo gran parte de lo que estamos gastando como compañía”, sostiene Guevara.

Antonio Carrión afirma que empresas como Nissan “invierten cerca del 16% del valor del salario del empleado en alimentos” y agrega que por cada persona que gana 4,000 pesos al mes, las compañías pagan 640 pesos por su alimentación.

Alejandro Guevara indica que en Pfizer “nuestra charola cuesta 70 pesos, que es lo que se paga a la empresa proveedora, y como por ley debes de cobrar algo al empleado, porque es un esquema 80/20, la compañía absorbe 80% y el empleado paga 20%, estamos hablando de 14 pesos”.

Los trabajadores son los principales beneficiados. No sólo cuidan su salud, sino también su bolsillo. ISS estima que estos dejan de gastar de 20% a 70% de lo que invierten en comida al mes.

Pfizer, que es miembro del Consejo Empresarial de Salud y Bienestar (WWCP por sus siglas en inglés) trabaja desde hace 15 años con un proveedor que cuenta con el distintito “H” e impulsa que éste se certifique en los procesos que usa la NASA para los alimentos de los astronautas “para garantizar a la gente que nuestros procesos son inocuos, limpios y sin problemas”.

Los viernes, cuando no hay servicio de comedor, la empresa organiza las “jornadas”, que son eventos en los que un chef enviado por alguna embajada cocina un menú típico de su país y lo ofrece a los empleados, quienes además tiene oportunidad de ver algún evento cultural.

“Tenemos esa unión con el proveedor, el cual entiende lo que queremos, que es innovar, pero también ver qué rodea a esto, y hemos hecho buena mancuerna”, finaliza el directivo.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario