El coaching de negocios detona tu potencial empresarial

( Foto: Archivo / elempresario.mx)

Es necesario tener al lado a un maestro, un entrenador… un guía que nos instruya en el arte de los negocios.

Si su negocio no tiene los resultados que espera y cree poseer el conocimiento necesario para salir adelante, pero su equipo no le hace caso.

Existe una opción que puede ayudarle a superar la falta de liderazgo y de comunicación entre usted y su empresa.

El coaching es un servicio que algunos expertos en materia de Recursos Humanos ofrecen como solución a este problema.

Se trata del arte de escuchar y provocar en el interlocutor preguntas y respuestas que lo lleven a tomar decisiones que lo conduzcan a un crecimiento personal y profesional, afirma Yolanda Mejía, directora general de Consultores en Desarrollo Estratégico (Cende).

La idea del coaching de negocios surgió en 1993 cuando una persona llamada Brad Sugars, quien tenía un éxito rotundo en sus negocios, continuamente era cuestionada sobre la forma de generar sus riquezas y de tener al mejor equipo trabajando para él. Sin embargo, era pésimo jugando golf. Un día se le ocurrió apostarle a un amigo un partido de golf y perdió, por lo tanto, tomó la decisión de contratar los servicios de un entrenador que lo ayudó a superarse, obteniendo la victoria en el siguiente enfrentamiento. De ahí surgió el término coach de negocios o entrenador de negocios.

De acuerdo con Arturo Chávez, director general de Action Coach ciudad de México, los directivos de las empresas solicitan más estos servicios porque se dan cuenta de que nunca lograrán sacar el máximo rendimiento que son capaces de dar, a menos de que haya una persona que los oriente, empuje y ayude a crecer, observando e identificando lo que está limitando este desarrollo.

Para que esta dirección rinda frutos, es necesario que el ejecutivo muestre una actitud positiva, abierta a recibir consejos y críticas, pero sobretodo debe estar consciente de que no todo lo sabe y de que necesita ayuda.

El interlocutor debe tener una actitud ganadora y de responsabilidad.

Con esta técnica, a parte de ayudar al desempeño del dueño de la empresa, conlleva a un mayor crecimiento del negocio en cuanto a sus utilidades y al rendimiento de sus empleados.

Los problemas más frecuentes que presentan los dirigentes de las empresas es que su equipo de trabajo no les presta atención, carecen de liderazgo o no existe compromiso de su parte, hay un sentido de urgencia y en muchas ocasiones las jornadas laborales son muy largas, lo que desanima al personal, provocando que pierdan el ánimo y el entusiasmo. Otro factor importante que obliga a recurrir a estos servicios es cuando las ventas no van bien y existe una mala administración, menciona Chávez.

"El coaching de negocios no es un asesoramiento, porque el coach no le da las respuestas al ejecutivo, sino que el ejecutivo encuentra sus propias respuestas. La diferencia entre coaching, asesoría y consultoría es que el individuo crece porque él encuentra sus propias respuestas y en una consultoría o asesoría el experto es quien le da la solución al ejecutivo", aclara Mejía.

[email protected]

CRÉDITO: 
Samantha Álvarez