Las claves para emprender con éxito, por Zev Siegl

El cofundador de Starbucks hoy es coach de emprendedores. Foto EE: Hugo Salazar

Era agosto de 1970 cuando Zev Siegl estaba con dos de sus amigos, Jerry Baldwin y Gordon Bowker, todos apasionados del café, que en ese momento pensaban si podrían encontrar un mejor café del que encontraban en Seattle, Estados Unidos. En ese momento, surgió la idea de uno de los negocios más grandes de la actualidad: Starbucks.

Al hablar con Zev Siegl, narró que el objetivo de aquellos amigos era cambiar el mundo ofreciendo un café de buena calidad, fabuloso y diferente. Su mayor ventaja eran el talento y determinación de los tres.

“Fuimos muy afortunados porque cuando tienes tres cofundadores que se entienden y crean entre sí, tienes tres veces más capacidad y conocimiento”, dijo al charlar con El Economista durante el 7º Congreso Nacional GINmotion, de GINgroup.

Detalló que Starbucks ha sido, en diferentes maneras, la típica compañía de startup, que, con un concepto diferente, logró revolucionar los negocios y el sector del café.

Al desarrollar su estrategia, los emprendedores investigaron sobre el negocio cafetero y lo que necesitaban para ejecutarlo, sin imaginar que en el proceso conocerían a una figura clave para el surgimiento de la marca y su crecimiento: Alfred Peet, creador de Peet’s Coffe & Tea Berkeley, California, a quien Zev buscó para conocer más sobre el negocio.

“Lo llamé por teléfono y me dijo: ‘¿por qué no vienes a San Francisco para que conozcas mi historia y lo que necesites saber?’, y fui. En la cena dijo: ‘si quieres, puedo ser tu mentor; para ti y tus amigos’, y esa oferta cambió mi vida. Él se convirtió en nuestro tutor”, relató.

Así, los primeros ingredientes del éxito fueron tres talentos, un gran mentor y concentrarse en el negocio del café, que describe como un campo maravilloso por ser rentable, tener larga historia, aportar cafeína, retener clientes y ser lugares sociables y reconfortantes.

En los primeros 10 años, el negocio se basaba en vender granos de café frescos para que la gente los preparara en casa, pero se convirtió en un negocio popular en Seattle, por la calidad que ofrecían y porque daba muestras de café con el fin de educar a los consumidores sobre el producto.

“La gente en Seattle nunca había probado un buen café, sólo estaba el del supermercado y es completamente diferente. Estábamos en el inicio de la revolución del café”.

Fue hasta 1981 que el negocio se mantuvo así, teniendo 300 clientes, en su mayoría restaurantes. Zev se desempeñó como vicepresidente de Starbucks hasta 1980 y fundó dos empresas Quartermaine Coffee Roasters y SocialBees.com, que actualmente existen.

También se convirtió en coach para emprendedores, algo que decidió después de conocer a Alfred Peet.

Impulsar talento

Como mentor durante los últimos 40 años, Zev ha apoyado a jóvenes de diferentes ámbitos, desde negocios de comida hasta de juegos de computadora, un poco de todo.

En estos años, ha observado que los emprendedores entienden más de lo que se necesita para hacer un negocio, de las necesidades de las personas, y tienen cierta facilidad de comenzar negocios que años anteriores, pero el camino no es sencillo.

“Los emprendedores tienen una vida difícil. Deben crear algo innovador, y hacer algo nuevo es difícil. Necesitan fondos y aquí en México la parte del financiamiento es muy difícil de encontrar. También deben entender sus limitaciones porque nadie es perfecto y necesitan consejos, amigos, estar más abiertos a las ideas de otros y considerar las sugerencias de los demás, no tienen que aceptarlas, al menos considerarlas”.

Por esto, como mentor y coach se dedica a hacer preguntas constantes para que el emprendedor pueda pensar de nuevo cuál es el propósito de su empresa, la ciudad donde pretenden abrir, el tipo de publicidad que necesitan, entre otras cosas. “Todas esas cosas necesitan considerarlas al comenzar en esta aventura”.

En relación a los emprendedores mexicanos, indicó que no son diferentes a los de otros países, ya que son muy inteligentes, llenos de energía y tienen buenas ideas. En muchas cuestiones son similares con los de Estados Unidos, pero hay una excepción, en aquel país hay una fuerte cultura de startups, sobre invertir en ellas, un sistema de apoyo con mentores, seminarios, entre otras. En México no es tan fuerte, aunque ya se han dado pasos importantes.

Claves para el éxito

Zev indica que lo primero para ser un líder exitoso es ser consciente de que la gente siempre te sorprende, ésta es una de las mayores lecciones que ha aprendido en su carrera.

“No juzgues hasta que descubras más de la persona. Siempre habrá buenas o malas sorpresas. Muchas veces me he llevado buenas experiencias, increíbles y positivas y a veces, unas que no han sido negativas, pero no acorde a lo que creía”.

En este sentido, indicó que es una muy mala idea juzgar sobre la primera impresión porque al empezar a forjar la relación, descubres que la persona es muy diferente a lo que creías. Pueden parecer superinteligentes o con muchas habilidades, pero al final no lo son, y al revés.

Otro aspecto importante a considerar es la idea de casarse con la idea inicial. Usualmente se piensa que se debe trabajar arduamente sobre ésta para tener éxito, pero realmente no es lo indicado porque puede no ser la mejor opción.

“Muchos creen eso, pero yo no, creo que un emprendedor debe estudiar su idea y comenzar a desarrollarla, pero si no está funcionando o no parece exitosa, hay que cambiarla o comenzar a buscar nuevas. No hay que aferrarse a lo que no funciona”.

Al comienzo, muchas ideas pueden parecer buenas, pero con el tiempo, se descubre que no son las ideales, hay que buscar la mejor.

De no cambiar oportunamente, aumenta el riesgo de fracasar, proceso que ocurre lentamente, y, aunque deja importantes lecciones, también es horrible, muy doloroso, emocionalmente terrible y sumamente estresante. Si es necesario, hay que buscar ayuda profesional de psicólogos, psiquiatras, alguien que entienda cómo puede ayudar.

Lo más importante “para que el negocio se desarrolle correctamente, es tener una buena salud mental. Siempre busca llevar tu mente a donde vuelva a ser positiva”.

Sin apresurarse

El coach declaró que al crear un negocio, es importante no pensar inmediatamente en el gran crecimiento. Por ejemplo, los primeros cinco años, hay que consolidar el negocio, enamorar clientes y desarrollar nuevos productos. Después conforme las necesidades, comenzar la expansión mundial, si es lo que se desea.

“Lo que deben preguntarse es si se sienten cómodos con la compañía, con la idea de tener, por ejemplo, tres presidentes, y si son capaces de sobrellevarlo. Si se sienten cómodos con eso, adelante, pero lo ideal es comenzar a encontrar clientes y tener un buen nivel”, mencionó Zev.

En caso de decidir vender la compañía, es importante entender que el negocio está cambiando y seguramente se necesitará un segundo nivel de management.

“El cambio es muy dramático porque se ve que el fundador no es la personal real del negocio nunca más”.

Seguir pasiones

Lo más importante es actuar por pasión, al crear negocios o en cualquier cosa
que se haga en la vida, como lo hace el propio Zev, quien comienza su día con un doble espresso, primordial para sus actividades.

Después, da clases de un MBA en la universidad y pláticas a emprendedores del país a través de Skype, con el fin de apoyar el talento.

“En este punto de mi vida eso es lo que más hago: hablar mucho en otros países y viajar por el mundo para dar conferencias para emprendedores”, finalizó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario