Cinco tips para hacer home office exitosamente

Foto: Especial

Una de las prácticas que las empresas están implementando con mayor fuerza es el home office, es decir, trabajar desde casa, lo que evita pérdida de tiempo de traslado y desgaste físico, así como ahorro económico.

Trabajar desde la comodidad de casa es benéfico tanto para los empleados como las empresas, ya que se tendrá más energía, mejor organización del tiempo, mayor lealtad y productividad, en promedio un incremento de 28%, según revelan datos de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Si bien esta estrategia parece ser eficaz y algo que cada vez más empresas están implementando, la realidad es que no es tan sencillo como parece.

En entrevista a El Empresario durante el INCmty 2017, Gladiomar Hernández Sánchez, consultora business coach, explicó que lo recomendable es comenzar con un día a la semana para hacer home office, para que tanto empleados como empleadores se vayan acoplando al cambio.

De igual manera, quienes deben empezar son los que tengan mayor productividad, ya que lo verán como un premio o logro por su buen trabajo.

“Al darle ese premio están indicado que su productividad es tan buena que pueden tenerla desde cualquier lugar. Así los empleados empezarán a visualizar el home office más allá de un espacio físico”, dijo.

Los puntos clave

Una vez que se comienza esta práctica, hay que contar con los elementos necesarios para hacer un buen trabajo, evitar distracciones y trabajar de más.

En este sentido, Paloma González Robles, miembro de la Association for Iron & Steel Technology, indica que hay tener éxito, sólo hay que tomar en cuenta cinco tips:

  1. Tener un lugar fijo de trabajo: no se puede trabajar en la cama o el sillón, sino que se debe contar con un lugar especial porque el cerebro lo relacionará con el momento de trabajar.
  2. Vestirse: trabajar en casa no significa que se pueda estar en pijama todo el día. Hay que vestirse de forma cotidiana, no necesariamente formal.
  3. Seguir la rutina diaria: los trabajadores deben levantarse y hacer sus tareas cotidianas como desayunar, siempre a la misma hora como cuando se preparan para ir al trabajo. No se vale dormir de más porque la productividad será disminuida.
  4. Fijarse tiempos: establecer las horas para hacer cada proceso y tomar descansos, por ejemplo, cada dos horas. El tiempo de trabajo se debe respetar y no excederse.
  5. "No se trata de decir ‘ay, lo termino en la noche’ porque es desgastante o imposibilita hacer actividades sociales. Hay que ser muy administrados”, dice.

  6. Estar consciente de que es trabajo: estar en casa no significa descansar, sino que se debe trabajar con la misma dedicación que en la oficina. Cuando se está en horario laboral, no hay que ser interrumpido o hacer actividades diferentes como salir, jugar o ver televisión. Aquí es importante hacer un acuerdo con la familia para que también comprenda cómo debe actuar y apoyar.
CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario