CEOs se reinsertan en empresas con hasta 30% menos salario

Antes el ejecutivo elegía entre tres propuestas muy atractivas hoy apenas tienen una propuesta. Foto: Especial

Previo a la pandemia, contratar un CEO podía demorar hasta 10 meses; sin embargo, durante el confinamiento el periodo se alargó hasta los 15 meses debido a la incertidumbre y la falta de presupuesto.

Ahora, el tiempo para contratar a un ejecutivo se ha reducido a 12 meses, pero los directivos han tenido que bajar sus expectativas, pues las ofertas son menos.

“Antes el ejecutivo elegía hasta entre tres propuestas muy atractivas y que se ceñían a su perfil; ahora apenas tienen una”, indica Mauro Canevaro, Executive Manager de Genes.

Además, “las empresas son muy firmes en el presupuesto asignado para capital humano y un profesional desempleado entre seis y siete meses tiende a bajar sus expectativas; incluso acepta un 30% menos”, dice el experto.

Asimismo, la negociación por el paquete salarial (incluyendo bonos) hoy se torna más complejo. “La presión financiera obliga a los talentos a tomar ofertas poco atractivas”, comenta.

A las empresas por su parte les preocupa la desactualización del currículum cuando la pausa es de casi un año. También les inquieta la alta competitividad del mercado en relación a las habilidades digitales.

Los ejecutivos aceptan puestos de forma temporal

Mauro Canevaro comenta que, frente a la falta de oportunidades, algunos ejecutivos aceptan propuestas solo como puente para que luego de medio año migren a una empresa que les convenga más.

“Esto para el mercado genera altos costos, por lo que tarda el proceso de selección, el onboarding y hasta la liquidación”.

En razón de ello -refiere- la selección de un ejecutivo tarda hasta 50% más de lo que demoraba antes porque la empresa quiere estar muy segura de que el ejecutivo se quedará por lo menos cinco años. “Se quiere revisar opciones para estar muy seguros de la contratación”, afirma.

CRÉDITO: 
Gestión / Ripe