El caso Marvic, una empresa familiar 100% mexicana

Foto: Cortesía

Cuando la interacción entre miembros pertenecientes a diferentes generaciones comienza a darse, se llega a un punto de choque entre distintos puntos de vista, usualmente generados por: a) la brecha generacional, b) la forma de innovar en la empresa y c) los distintos deseos y aspiraciones de los miembros de la familia.

Por ejemplo, ¿Cómo tratar con tu padre o tu abuelo la propuesta para tener miembros que trabajen bajo el sistema del “home office” en una empresa que tiene más de 30 años laborando en un esquema tradicional?

Preocupados por un país en el que las empresas familiares son el principal motor de la economía, el Tecnológico de Monterrey ha comenzado a trabajar de la mano con estudiantes y los padres en la misma aula, para guiarlos en una estrategia equilibrada que permita aprovechar la experiencia generada a lo largo de los años y la innovación en los negocios que proponen los jóvenes.

Un caso de éxito es el de MARVIC S.A. de C.V, fundada hace treinta años por Marcelo Pérez (q.e.p.d.) y operada actualmente por sus hijos Víctor Pérez (director general) y Alejandro Pérez (director comercial), quienes hace un año tomaron la decisión de abrir un espacio en el que las nuevas generaciones de la familia pudieran expresar sus ideas y ellos transmitieran los pasos que los llevaron al éxito.

Para lograrlo se permitieron, en un trabajo intenso de un año, dar un vistazo a su presente y lo que desean sea su futuro y generaron por primera vez un espacio de comunicación entre los distintos miembros de la familia, que les permitió crear la visión de la familia empresaria, teniendo como beneficios al implementarla: mejorar la comunicación entre los miembros de la familia, incorporar las ideas y trabajo de la nueva generación y enfocar a toda la organización hacia el logro de los objetivos.

A través de la metodología de los expertos del Tecnológico de Monterrey, lograron que la familia empresaria superara la rutina operativa que solía detenerlos y se enfocaran en las bases que los movilizan y les permite seguir creciendo. La familia empresaria ha logrado entrar en una búsqueda tan profunda que permite aterrizar las buenas ideas innovadoras a esta realidad y ahora MARVIC convierte los sueños en éxitos.


Sobre los autores:
*Alumna del 7to semestre de la carrera de Psicología Organizacional del ITESM, miembro de la 3ª generación de la empresa Marvic.
**Director del Centro de Familias Emprendedoras de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México del Instituto Eugenio Garza Lagüera.

El Empresario, sección de Pymes y Emprendedores de El Economista, y el Centro de Familias Emprendedoras Eugenio Garza Lagüera del ITESM Zona Metropolitana de la Ciudad de México, presentan este ejercicio académico y editorial para nuestros lectores. El objetivo es proporcionarles herramientas útiles para la toma de decisiones en sus negocios.

CRÉDITO: 
Janeth Pérez Vega* y Fernando Sandoval Arzaga**

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.