El camino hacia la libertad financiera

Foto EE: Archivo

Alcanzar la autosuficiencia financiera no es cosa sencilla. No obstante, tomar las riendas de nuestro dinero y transitar de empleados a inversionistas tampoco es cosa del otro mundo. El punto central se da justamente al momento de tomar la decisión de cambiar. No es fácil dejar un trabajo seguro para aventurarse al camino del emprendimiento y mucho menos cuando la parte monetaria se vuelve impedimento para la apertura de nuevos negocios.

Esta incertidumbre es la que aqueja a muchos individuos alrededor del mundo. Con el objetivo de orientarlos en la búsqueda de la libertad financiera, Robert Kiyosaki, en su libro El cuadrante del flujo de dinero, nos muestra la tipología existente con relación a las personas que conforman el mundo de los negocios, definiendo a cada uno de ellos.

De acuerdo al cuadrante de Kiyosaki, existen cuatro formas de generar ingresos: como E: empleado (tener estabilidad en un trabajo, prestaciones y buena remuneración), como A: autoempleado (negocios propios donde casi siempre trabaja una sola persona), como D: dueño de un negocio (empresas que buscan asociarse para la expansión) o como I: inversionista (los que tienen gente trabajando para ellos y disfrutan del dinero).

En las primeras dos modalidades los individuos buscan seguridad, los ingresos que generan son lineales o activos, es decir, se cambia tiempo por dinero. Mientras que en los últimos rige la libertad. Aquí el ingreso es denominado residual o pasivo, porque se sigue generando sin la necesidad de estar presentes.


Si se conoce la manera de conseguir la libertad financiera, ¿por qué no hacerlo? La decisión debiera ser sencilla, sin embargo, “el problema es que muchas personas no han sido entrenadas para trabajar en los cuadrantes D e I y debido a esta carencia de capacitación, pierden la oportunidad de conseguir la libertad”, expone Robert Kiyosaki en su publicación.

Temor, el gran impedimento

“Para mí, una de las razones principales por la que los E y los A tienen dificultades para pasar del lado D o al I es porque tienen mucho temor a cometer errores”, argumenta el experto en finanzas personales. No hay duda de que el miedo paraliza e impide la transición de los ahora empleados.

Robert Kiyosaki hace énfasis en dar pequeños pasos hacia adelante, en lugar de aventurarse al “gran salto”, ya que las consecuencias de este último podrían ser catastróficas. Es mejor avanzar poco a poco, con estabilidad y fortaleza.

¿Nuevo chip?

Las nuevas generaciones traen consigo una idea diferente de generar dinero, pero no están haciendo las cosas de manera correcta: “muchas personas están pasando del cuadrante E al A, abandonan sus trabajos y comienzas su propios negocios”, dice el experto. Este movimiento no es el camino a la libertad financiera, advierte, al contrario, “los A laboran más duro debido a que son responsables de todos los trabajos y si no desempeñan las actividades, no reciben dinero”.

Las estadísticas respaldan su afirmación, nueve de cada 10 negocios de este tipo fracasan en cinco años y de los que logran el éxito, nueve de cada 10 se malogran en el siguiente lustro.

Finalmente, El cuadrante del flujo de dinero concluye alentando a construir la vida que siempre se ha deseado, por lo que ofrece siete paso para encontrar la libertad financiera: 1) atiende tu propio negocio; 2) asume el control de tu flujo de dinero; 3) conoce la diferencia entre riesgo y riesgoso; 4) decide qué tipo de inversionista quieres ser; 5) busca mentores; 6) convierte la desilusión en fortaleza; y 7) conoce el poder de la fe.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario