Cambian los espacios, pero no la mentalidad

Los descansos de 15 min ayudan. Foto EE: Hugo Salazar

Los espacios de trabajo son un ingrediente importante para tener un buen ambiente de trabajo, pero no lo son todo. Los diseños se deben complementar con buenas prácticas, explicó durante su ponencia en Expo Capital Humano Miriam Dávila, learning manager para Latinoamérica de Wework, empresa estadounidense especializada en la renta de espacios de trabajo compartidos.

Quienes hacen posible un negocio son las personas que tienen necesidades como estar con su familia, hacer ejercicio o contar con tiempo para distraerse. El reto es entender que la productividad y el bienestar del colaborador pueden ir de la mano.

Cuando diseñas tus espacios de trabajo debes favorecer espacios abiertos y aislados, considera Dávila.

“Durante el día las personas viven momentos en los que prefieren estar aislados y otros en los que buscan compañía, lo mismo pasa en el trabajo”, explicó en entrevista para El Economista en Expo Capital Humano en el World Trade Center de la Ciudad de México.

Cambian los espacios pero no la mentalidad

Hay empresas que tienen zonas de esparcimiento como salas de videojuegos, pero los colaboradores no los usan porque no está bien visto que una persona esté jugando durante su jornada. Cambian los espacios, pero no la mentalidad.

“Las personas por naturaleza necesitan momentos en el día para despejarse. Está comprobado que te puedes concentrar por lapsos de 45 minutos, máximo hora y media. Pero siempre vas a necesitar un descanso de por lo menos 15 minutos”, dijo Dávila.

En México, Wework tiene una plantilla de 250 colaboradores. En sus 15 edificios trabajan 15,000 colaboradores de sus clientes como Santander, Lala, Twitter o Universal que a pesar de tener corporativo­s han decidido rentar un espacio de coworking.

“Lo hacen porque necesitan un cambio en su cultura laboral, en la que las personas están cien por ciento metidas en una rutina. En Wework encuentran una comunidad donde todos se relacionan sin importar la empresa en la que trabajan. Lo que buscan estas organizaciones es que su éxito se base en el intercambio de ideas y experiencias con otras compañías”.

En un mundo globalizado, las organizaciones tienen que pensar en una comunidad global. Por más pequeña que sea una empresa, debe abrirse a nuevas ideas, perspectivas y opiniones de otras personas.

El éxito de una empresa es proporcional a la buena relación entre sus colaboradores, opina la learning manager para Latinoamérica de Werwork. La mayoría de las compañías exigen resultados rápidos y para lograrlo hay que hacer equipo, no sólo con tus compañeros de área, sino con los de otros departamentos.

[email protected]

CRÉDITO: 
Gerardo Hernández / El Economista