Café Franqueza, una apuesta por la transformación social

Foto: Cortesía

Café Franqueza es la manifestación de una oportunidad en la mente de un emprendedor. Una oportunidad sin emprendedor es simplemente un espacio desaprovechado y ésta es la resultante de conectar un producto, una comunidad de pequeños productores de café, una comunidad social en condiciones de pobreza, una vocación de compartir(se). El potencial que todos ellos juntos desencadenó un negocio para todos.

Alejandro España, director general de Grupo Ercus hizo brotar café, pero uno diferente, uno con sentido social. Alejandro España se encargó de la empresa como consecuencia del retiro de su padre, Emilio España, quien por décadas manejó el negocio familiar. Ercus es una empresa con 114 años en el mercado; su producto estandarte son las pastillas Usher, aunque la empresa surte al mercado una gran variedad de soluciones dulces, innovadoras y sustentables como caramelos, pastillas, regaliz (dulce suave) y confitería.

Desde que Alejandro España tomó la batuta del negocio, se concentró en darle a la empresa una nueva cara y un futuro todavía más sustentable y competitivo. Como parte de ello, avizoró oportunidades de alto valor agregado en el agro e incursionó en nuevos negocios, creando lo que llamó División Agronegocios.

Atando cabos. Todo comenzó cuando, en una fortuita visita a la comunidad campesina de San Bartolo Tutotepec, en Hidalgo, en el 2015, Alejandro España percibió las condiciones en las que los campesinos sembraban, cosechaban y beneficiaban el café. Bastante alejados de técnicas avanzadas, su productividad era significativamente más baja que los estándares nacionales y más aún de los globales. El empresario también atestiguó cómo las familias de la comunidad mantenían una vida de carencias básicas, que las ubicaban en lo que los economistas llaman la Base de la Pirámide.

La combinación de trabajo improductivo y las condiciones de pobreza disparan una oportunidad en la que los campesinos, sus familias y su empresa podían salir ganado, con un negocio que ninguna de las partes tenía en mente: los campesinos, con sistemas avanzados que incrementan su productividad y competitividad; las familias, con un programa de desarrollo social; y su empresa, con la incorporación a un mercado nuevo e ingresos que no estaban contemplados hasta ahora.

Lo que en un principio fue una vaga visión en su mente, se materializó con pasos firmes, pero rápidos. Alejandro España se acercó a la Aceleradora de Negocios IDEARSE-Anáhuac de la Universidad Anáhuac, para asesorarse y ambos crean la Cátedra de Investigación Ercus, que tiene como objetivo realizar actividades entre el sector privado y la academia. El primer beneficio de esta alianza fue la elaboración del Plan de Negocio para Franqueza, el cual dará dirección al nuevo negocio y servirá de pilar y presentación en las solicitudes de fondos ante fundaciones y organismos de capital públicos y privados.


Tras esto, Alejandro España decidió invertir en negocios inclusivos, que es una forma de incorporar fuerza laboral, materias primas y canales de distribución alternos a procesos productivos en beneficio de su empresa y la comunidad elegida y, a su vez, constituirse como una inmejorable apuesta de transformación social.

El empresario ha ido avanzando desde su concepción original. Ha aprendido y forjado una serie de alianzas con fundaciones sociales y de ayuda técnica a campesinos de café; con investigadores en materia de café y sus desechos, que le permitirán hacer aportaciones ambientales significativas. También ha sido ya incorporado al programa de pequeños productores de Walmart y en breve saldrá a competir frontalmente con marcas establecidas en el mercado. Conviviendo con los campesinos y sus familias, ha aprendido que detrás de cada campesino y su familia hay una historia, mismas que formarán parte del concepto comercial de Franqueza: “una historia detrás de cada taza del mejor café”.

Su idea final es vincular a campesinos indígenas productores de café de la sierra Otomí-Tepehua del Estado de Hidalgo, con empresas procesadoras de café y canales de distribución, para comercializar su producto con una mayor calidad y, sin intermediarios, a mejor precio.

Alejandro España tiene el enorme reto de entrar a un mercado altamente competido, como lo es el mercado de café tostado y molido y, al mismo tiempo, gestionar el desarrollo social de los pequeños productores pertenecientes a la base de la pirámide.

Franqueza se perfila como el más sólido competidor de café tostado y molido comprometido con el desarrollo económico, social y ambiental y creando conciencia social en los consumidores, fórmula que en estos momentos nadie en el ramo está trabajando con este enfoque.

* Sobre el autor: es consultor asociado de IDEA, Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac de la Universidad Anáhuac.

El correo electrónico es idea@anahuac.mx y la cuenta de Twitter es @IDEA_Anahuac.

CRÉDITO: 
Francisco Quintal*

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.