Cada empresa tiene la rotación que se merece: Tico Pérezgrovas

Se trata de crear una colaboración más allá de empleado-trabajador. Foto: Especial

“Cada empresa tiene la rotación que se merece, porque al final, la rotación en las compañías no es culpa de los colaboradores, sino de la misma empresa” mencionó Tico Pérezgrovas, fundador de Grupo CICESO, empresa enfocada en el desarrollo y creación de modelos de evaluación.

“Antes de pensar qué te van a dar ellos (los empleados) piensa qué les vas a dar tú. Para poderlo saber hay que preguntarle a la gente qué le gustaría obtener”, detalló en entrevista para El Economista.

Si bien, no siempre es posible darle a cada colaborador una cosa específica, sí es posible hacer un análisis de las necesidades en conjunto y atenderlas.

Tico detalló que suele asumirse que la gente quiere dinero y aunque es un punto importante, no siempre lo es, pues los empleados también buscan crecer en la compañía, tener mayor desarrollo profesional y un equilibrio entre trabajo y vida personal, que les permita mayor tiempo para sí mismos.

Pregunta qué necesitan

Muchas veces, las empresas temen preguntar a los empleados qué requieren para estar mejor, pero si realmente se quiere un cambio, deben animarse a preguntar.

Hay que partir de un interés. “Tú quieres estar mejor y yo también quiero que estés mejor, ¿qué me puedes dar tú y qué te puedo dar yo? Porque si lo hacemos en conjunto vamos a crecer el pastel en lugar de hacer más rebanadas y que tú, sólo te lleves una parte”.

Para Tico, tiene que existir una colaboración más allá de empleado y trabajador, “se tienen que hacer socios”.

Hay que pensar más allá que sólo vender, porque si la meta principal de una empresa es ésa y deja en segundo plano al colaborador, éste no se sentirá comprometido.

“Yo no me levantaría cualquier lunes, medio cansado, para cumplir una meta de que tú vendas más, pero si tenemos algo más trascendente donde queremos hacer una transformación y cambiar algo en el mundo, a mí sí, como persona y empresa, me lleva a querer hacer las cosas diferentes”.

En las pequeñas y medianas empresas, hacer esta transformación también es posible y es más sencillo saber qué quieren los colaboradores, porque “es más fácil preguntarle a 20, 30 o 100, que a 4,000”.

Plan de acción

“La mayoría de las empresas le pregunta a la gente por qué se va, cuando podríamos preguntarle por qué se queda. Ahí, intrincadamente vamos a ver lo que la empresa está haciendo sin querer” y así, crear un plan de acción.

Durante su participación en INCmty, Tico mencionó que se puede empezar por ver qué tienen en común las personas que se quedan en la empresa y a partir de ese análisis hacer un plan de reclutamiento estratégico para buscar talento con ese perfil.

Sin embargo, también es indispensable que la gente participe en la implementación porque “está comprobado que lo que se regala no se cuida”, entonces hay que ver cómo contribuir en conjunto. “Que la gente le crea a la gente, no a la empresa, que sean mis compañeros los emisores del mensaje”.

Al respecto del plan de acción, Tico dijo que el proceso lleva de seis a 14 meses y contempla un diagnóstico, desarrollar un equipo de cultura y cambiar la comunicación organizacional para saber cuál es el mensaje que quiere anunciar.

Invertir en la cultura hoy, te va a llevar a resultados asequibles mañana”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario