Baja consumo de café y tabaco en empleados

El trabajo en exceso y el poco tiempo que tienen los empleados en las oficinas, así como los espacios reducidos en el escritorio, evitan que los trabajadores mantengan una alimentación sana.

Además, como una forma de convivir con los compañeros, para calmar el apetito antes de la hora de la comida, disminuir el estrés y la ansiedad, los empleados suelen recurrir al consumo de productos chatarra, café y tabaco, detalla un estudio realizado por OCCMundial.

Estas acciones pueden convertirse en hábitos negativos que debido a la rutina, inician en el ambiente de trabajo y a la larga perjudican la salud.

La encuesta realizada con motivo del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que se conmemora el próximo 28 de abril asegura que el consumo de esto malos hábitos alimenticios traen como consecuencia dificultad para concentrarse (46%), pérdida de productividad (39%), falta de proactividad (30%), ausentismo por enfermedad causada por estos hábitos (27%), dificultad para tomar decisiones (27%), conflictos laborales por irritabilidad (26%), problemas para retener información (24%) y mala memoria (20%).

Estudio también señala que del total de los encuestados, 42% toma café, 33% consume comida chatarra y 5% fuma tabaco durante la jornada laboral; sin embargo, este tipo de consumo ha disminuido comparado con la encuesta realizada por la empresa hace tres años.

Asimismo, 65% de las personas que consumen café toman sólo una taza al día, 32% de dos a cuatro y 3% entre cinco y 10 tazas; 59% dijo que inició o aumentó su consumo desde que era estudiante, mientras que 33% lo hizo cuando empezó a trabajar.

En cuanto a los profesionistas que fuman, seis de cada 10 solo consumen de uno a 10 cigarros diarios, 34% sólo un al día y 4% entre 10 y 20 cigarrillos; al igual que con el café, la mayoría de los encuestados empezó a fumar desde que era estudiante (74%), mientras que 10% cuando empezaron a trabajar y 10% cuando dejaron de trabajar.

Sobre el tema de comida chatarra, 64% de los profesionistas mexicanos lo consumen en la tarde, 20% a mediodía y el mismo porcentaje a media tarde, mientras que 7% ingiere este tipo de productos en la mañana o noche.

Después de hablar de sus hábitos alimenticios, los trabajadores encuestados confesaron padecer dolores de cabeza, estrés, cansancio o agotamiento, dolores musculares, nerviosismo, irritabilidad, entre otros.

Un informe de la Organización Internacional del Trabajo asegura que las enfermedades derivadas del plano laboral acarrean costos enormes para los trabajadores y sus familias, así como para la empresa.

Se calcula que las enfermedades derivadas de la jornada laboral causan la pérdida de 4% del Producto Interno Bruto (PIB), es decir cerca de 2.8 billones (millones de millones) de dólares, en costos directos e indirectos de éstos.

elizabeth.meza@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.