Autoempleo, tendencias laboral a la alza en América Latina

Foto: Especial

El crecimiento del autoempleo y de la informalidad en América Latina observado en el último año es evidencia de condiciones laborales que complican el acceso de las personas a un trabajo decente, advierten la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Las plataformas digitales crean nuevas oportunidades laborales, tanto a nivel local como en mercados digitales globales; sin embargo, en muchos casos las nuevas formas de trabajo se desarrollan fuera de las regulaciones existentes, de manera que estos trabajadores no gozan de los derechos laborales y sociales establecidos por la legislación correspondiente”, advierten Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, y Juan Hunt, director regional para América Latina y el Caribe de la OIT.

Durante el 2018 en América Latina hubo un aumentó de 1.7% en el número de ocupados en el mercado laboral, este ligero incremento en la generación de nuevos empleos fue gracias al crecimiento del trabajo por cuenta propia, el cual representó 49% de las nuevas fuentes de empleo. En tanto, la creación de empleo asalariado significó el 37%, de acuerdo al estudio Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe, elaborado en conjunto por la Cepal y la OIT.

“Por sexto año consecutivo el empleo asalariado se expandió menos que el trabajo por cuenta propia –generalmente de peor calidad–, lo que implica un continuo deterioro de la calidad media del trabajo remunerado”, dice el estudio.

Economía débil, poca generación de empleo

Los organismos internacionales prevén que la baja tasa de crecimiento proyectada para 2019 probablemente incida en una débil generación de empleo asalariado nuevamente y, por tanto, siga en aumento la informalidad laboral.

La región se expandirá en promedio 1.3% este año y no provocará grandes cambios en las tasas de ocupación y desocupación, pero sí tendrá efecto en los nuevos empleos que se generen sobre todo en países que enfrentan crisis económicas como Argentina, Nicaragua y Venezuela.

“El débil crecimiento económico incidiría nuevamente en una lenta generación de empleo asalariado por lo que se prevé que aumentarán los trabajos de mala calidad media, especialmente cierto tipo de trabajo por cuenta propia”, dijo el reporte.

El año pasado, el empleo asalariado sólo registró una mayor tasa de crecimiento en comparación con el trabajo por cuenta propia en tres países de los 14 con información disponible, estos fueron Chile, Honduras y República Dominicana; mientras que en 11 naciones sucedió todo lo contrario: México, Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

“La generación de empleo continúa siendo insuficiente para satisfacer las necesidades de trabajo e ingresos laborales de muchos hogares, y que en muchos países la calidad media del empleo se está deteriorando”, apunta el estudio.

CRÉDITO: 
Gerardo Hernández / Factor Capital Humano