Aumenta el número de trabajadores sin salario, suman casi 2.5 millones

Foto: Especial

En México hay cerca de 2.5 millones de personas que trabajan pero no reciben un salario por lo que hacen. Y lejos de disminuir, esa cifra va en aumento, de acuerdo con los resultados de la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

El Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) dio a conocer los resultados de la ENOE para el segundo trimestre de 2019. En ellos informa un aumento en la categoría “ocupado que no recibe remuneración”, renglón que representa el 4.5% de toda la población ocupada en el país.

Si se compara con junio del año pasado, esta clasificación creció 3.3%, y en el último año 79,000 trabajadores se sumaron a esta condición.

El reporte también indica que en México en el último año aumentó el número de trabajadores que laboran para alguien más, pero la cantidad de empleadores ha crecido marginalmente. En general, hay casi 55 millones de personas ocupadas, de ellas 37.4 millones son subordinadas.

Más de 37 millones de empleados y sólo 2.6 millones de propietarios de los bienes de producción con trabajadores a su cargo. Los subordinados aumentaron 583,000 respecto de junio del 2018; los dueños de negocios, apenas son 20,000 más.

La ENOE también señala que hay más de 12.5 millones de personas que trabajan por su cuenta sin emplear personal pagado, representan 22% del total de la población ocupada. Este rubro también tuvo un aumento respecto del segundo trimestre del 2018, ahora se reportan 470,000 trabajadores en esta condición.

Por otro lado, de abril a junio de 2019 había 2 millones de personas desempleadas. Eso significa que 3.5% de la población económicamente activa (PEA) no tenía trabajo. Ese porcentaje es mayor que el del mismo trimestre de 2018, cuando se reportó 3.3 por ciento.

Otros retos en el panorama laboral

Las dificultades en el mundo laboral se observan en otro indicador: la Tasa de Presión General (TPG). Y, continuando con el comparativo entre junio del 2019 y del 2018, los resultados para este nuevo gobierno no son los mejores.

La TPG representa a las personas que tienen un trabajo y a las desempleadas que están compitiendo por una misma vacante. En el primer semestre del año, el primero del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la tasa de presión fue de 7.1 por ciento. En ese mismo periodo del último año del sexenio de Enrique Peña Nieto ésta fue de 6.5 por ciento. Esto implica que hoy hay al menos 400,000 personas más compitiendo por las mismas plazas de trabajo.

Hay otra tasa que sería mejor que no creciera, la de “Condiciones Críticas de Ocupación”. Se refiere a las personas contratadas para trabajar poco tiempo, aunque ellos quisieran aumentar su horario para ganar más. También incluye a las que están del lado opuesto: laboran muchas más horas, pero eso no repercute en su salario. Para junio de este 2019 la tasa se ubicó en 18.9%, mientras que en 2018 fue de 15.4 por ciento.

El Inegi contabiliza también a la población no económicamente activa (PNEA). En ese grupo están las personas que no tienen un empleo remunerado pero sí tienen alguna ocupación que consume su tiempo. En el trimestre abril-junio de 2019 se registraron 37.7 millones de personas en esa condición.

De ellas, 32 millones no podrían trabajar formalmente, aunque quisieran, porque tienen impedimentos físicos, obligaciones familiares o se encuentran en alguna otra situación que les imposibilita hacerlo.

CRÉDITO: 
Blanca Juárez / Factor Capital Humano