¿Apatía laboral? Aprende a combatirla rápidamente

Foto: Especial

En algún momento de la vida, toda persona llega a sentir apatía de su trabajo o las labores que le corresponden hacer, lo que reduce su productividad, bienestar personal y que si no se combate, a largo plazo deriva en la renuncia.

Para remediarlo, la automotivación es, en opinión de Camilla Hiller-Fry, socia de PeopleMatters, "la mejor medicina para que una persona se ponga en marcha, establezca sus propios retos y refuerce su motivación".

También propone como antídotos el deseo y/o la oportunidad de ayudar a otros y la resiliencia, "entendida como la capacidad de resistir o aguantar una situación difícil y ponerla en perspectiva, así como la motivación para superar limitaciones profesionales o personales".

Transformación personal

Ser consciente de la situación es el primer paso para abordar un problema del que solo puede salir uno mismo.

Eva Collado, consultora estratégica de capital humano, está segura de que "no podemos estar en un trabajo en el que nos sintamos un mueble. La vida es demasiado corta para trabajar en el lugar equivocado. Conozco a personas que creen en el milagro de que la situación cambiará, todo irá mejor durante años y años y, cuando se dan cuenta, son auténticos working deads".

Juan San Andrés, consultor en organización y psicólogo, explica que "a partir del cuarto año en un puesto, ni el profesional ni éste aportan nada. Muchos funcionarios son víctimas de la atrofia laboral debido a la falta de recompensas y de castigos, aunque esto pueda parecer paradójico".

En su opinión, lo que puede ayudar a salir de ellos es "desarrollar una actitud atrevida, de apertura al cambio, de innovación. Las inercias requieren fuerzas que se les opongan para modificar la dirección. El problema surge cuando uno espera que se produzcan variaciones en el exterior sin cambiar nada".

Para comenzar esta transformación, Raquel Roca, autora de Knowmads, los trabajadores del futuro, plantea un autoanálisis, preguntarse esas cosas que dan tanto miedo:

"¿Estoy haciendo lo que realmente quiero?, ¿me realiza mi trabajo?, ¿conecta mi propósito de vida laboral con la personal?, ¿me divierto con lo que hago?, ¿qué es lo que realmente hago bien?". Afirma Roca que "si no nos conocemos seremos víctimas más fáciles del estancamiento, de la rutina, de la frustración y de la invisibilidad. Además es necesario salir de nuestra caja rutinaria de trabajo, acercarse a personas, a eventos y espacios que nos recarguen de energía positiva".

Beatriz Cabello, responsable de promoción interna de Adecco, apuesta además por "continuar trabajando en nuestra capacitación y formación; esto nos aportará los conocimientos y habilidades necesarias para materializar nuestro futuro profesional".

Mientras que José Ignacio Jiménez, socio de Talengo, ilustra este proceso a través del modelo de aprendizaje '70, 20,10', es decir, “70% de tu preparación depende de ti mismo, 20% de los inputs de tus jefes, y sólo 10% procede de la formación académica, másteres o posgrados. El porcentaje más elevado tiene que ver, por tanto, con tu capacidad para asumir riesgos y tomar decisiones, con coger la carrera profesional por las solapas y avanzar".

Gustavo Piera, consultor y presidente de CMR Ibérica, añade la humildad, "reconocer que no se sabe hacer de todo y para pedir ayuda a quienes nos rodean; sin olvidar el coraje que se necesita para escuchar lo que no se quiere oír, y la disciplina que se requiere para cambiar y poner en marcha lo que queremos hacer".

Príncipe destronado

Hiller-Fry menciona un estudio publicado por CIPD en 2017 que recoge que 30% de los empleados considera que no va a ver realizadas sus aspiraciones profesionales en la compañía en la que trabaja, mientras que 36% aprecia oportunidades de avanzar en la misma empresa.

"Es significativo que la percepción de estancamiento está tan extendida como la percepción de posibilidades de carrera", observa.

San Andrés afirma que "ninguno somos figuras irremplazables en la empresa y lo que hacemos sólo es temporal. Si uno no entiende eso llegará a sentirse inútil o despreciado. Conversar con gente sabia puede ayudar. Reenfocar nuestra situación con sano realismo, resaltando nuestros logros".

CRÉDITO: 
Expansión España / RIPE

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.