Amor prohibido, ¿murmuran por la oficina?

Más de 50% de empleados ha tenido un romance. Foto: Shutterstock

El amor está en todas partes, a veces se presenta de forma chistosa, misteriosa o en el momento que podríamos considerar no adecuado. Puede aparecer en la calle, el metro o la oficina, donde las personas pasan la mayor parte del día. Sólo voltee alrededor y analice, ¿cuántas parejas comenzaron su historia entre los escritorios de la empresa?

Así es, las oficinas son donde más relaciones pueden comenzar , incluso pueden terminar en matrimonio e hijos, un “vivieron felices para siempre”, o simplemente puede ser un romance pasajero que deja huella o un gran cariño. Todo es posible, pero al estar trabajando, ¿qué tan benéfico es tener una relación?

Datos de OCC Mundial indican que tener una pareja romántica en tu entorno de trabajo aumenta la motivación para ir al trabajo, la productividad, felicidad, se tiene un apoyo cerca que ayude a alcanzar más metas o esté en los momentos más difíciles y la comunicación con los demás también mejora. Asimismo, a nivel personal es más fácil la interacción por tener los mismos horarios.

En el lado de los contras está el ser víctima de chismes de pasillos, tener discusiones profesionales que involucren lo personal, poca intimidad, monotonía e incomodidad cuando se da una ruptura.

¿Amor prohibido?

El tema de las relaciones de pareja en el trabajo tuvo un tinte negativo por años, ya que se consideraba que al empleo sólo se iba a trabajar, no a “buscar pareja”, por lo que muchas empresas lo prohibían.

Legalmente, las empresas no pueden prohibir una relación amorosa, pero sí pueden incluirlo dentro de su código de ética, ya que son reglas internas que deben acatarse en cuanto se firma el contrato.

En sí, el artículo 47 de la Ley Federal del Trabajo no considera motivo de despido una relación afectiva en la empresa, a menos que se generen problemas en la productividad, el comportamiento no sea el adecuado o surjan inconvenientes en otras áreas o con otros compañeros.

Datos del portal trabajando.com México indican que hasta el 2017, 56% de los empleados mexicanos admitió tener una relación en su centro de trabajo, cifra que a la fecha puede ser mucho mayor.

Las claves

Tener a tu pareja en el trabajo puede ser complicado, tanto por las normas de la empresa como por la convivencia entre ambos, que puede derivar en diferentes problemas.

Por ello, si estás en esta situación y quieres que todo salga bien, primero comienza por estudiar las reglas de tu empresa, qué dice el departamento de Recursos Humanos y también las normas de tu jefe directo. Muchas veces, los líderes son quienes no están de acuerdo con este tipo de relaciones, así que es mejor conocer su postura.

De igual manera, define con tu pareja cómo llevarían su relación. Muchas personas optan por mantenerlo en secreto, al menos hasta que sea algo más formal y para no tener repercusiones o estar más tranquilos. Decidan qué quieren, los límites que tendrán al estar en la oficina, en qué horarios estarán juntos, entre otras cosas.

Lo más importante es que aunque suden amor en todo momento, deben ser siempre profesionales, dedicarse de lleno a su trabajo; como siempre, evitar muestras de afecto intensas o preferencias al tomar decisiones.

Finalmente, si la relación llega a terminar, debes mantener tu actitud profesional.

Recuerda que antes de todo, siguen siendo compañeros de trabajo y es vital mantener una buena relación. Si estás pensando en iniciar una relación pero no sientes que tengas la fuerza de ver a esa persona a diario, tal vez debes reconsiderar la idea.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario