Para alcanzar el éxito hay que saber el arte de vender

Foto: Shutterstock

A diario todos vendemos algo y si se quiere tener éxito, hay que saber cómo hablar, presentarse y convencer.

No importa la profesión que tengamos o a lo que nos dediquemos; se puede ser un médico, arquitecto, escritor o tener un negocio propio, pero todos sin excepciones vendemos algo a diario, desde productos, ideas, proyectos, conceptos hasta talentos, que si se saben ofertar correctamente, permitirán alcanzar el éxito deseado.

Vender no es una tarea sencilla, sobre todo al momento de ofrecer nuestros talentos porque aunque se tenga mucha preparación académica, no siempre se tienen conocimientos en ventas.

Luz María Saade a través de su libro Excelencia y psicología en ventas, explica cómo potenciar las habilidades de negociación y persuasión con herramientas psicológicas traducidas al ramo comercial y de operaciones para tener grandes resultados.

“Todo el tiempo estamos negociando y vendiendo algo; una idea o concepto es venta. Necesitamos tener adecuadas relaciones con la gente del trabajo para poder lograr un objetivo. Si no sabes comunicarte, pedir las cosas o negociar, no tendrás un resultado positivo”, explicó en entrevista con El Economista.

Añadió que a diario tratamos con gente, pero generalmente las personas se enfocan tanto en sus actividades que se olvidan de los tipos de relación que generan, no concientizan su papel al interactuar y eso es lo que podría frenar el desarrollo profesional. Por ello, es necesaria la parte de la psicología.

El buen vendedor

Luz María Saade tiene más de 15 años de experiencia como vendedora y en este tiempo ha identificado cuáles son las habilidades que forman un buen vendedor: confianza, disciplina, puntualidad, conocimiento a detalle de los productos, servicios o habilidades que quiere ofrecer y ser empático, por mencionar las más destacadas.

Asimismo, hay que ser apasionado, tener la capacidad de aprender de los demás y ser humilde, porque esto permitirá un mejor crecimiento.

“El primer paso para tener éxito es ser apasionado de lo que haces y contar con una actitud positiva. Siempre habrá obstáculos, pero éstos son aprendizajes y áreas de oportunidad. Un buen vendedor es honesto, con valores, cree en sí mismo, tiene liderazgo, es seguro y conoce sus productos o servicios”, enfatizó Saade.

Para ser un líder y vendedor exitoso, hay que definir bien las metas, enseñar y capacitar a los otros miembros del equipo, generar una buena comunicación, hacer trabajo en equipo y contar con espacios de creatividad.

Todos somos vendedores

El objetivo principal de Saade es ayudar a todas las personas a convertirse en los mejores vendedores.

Por ejemplo, a los recién egresados, la guía les ayuda a tener su primer empleo; a los empresarios, a que su oferta sea aceptada; a los ingenieros, a vender sus ideas basándose en la sensibilidad y detección de gustos y preferencias de sus clientes e incluso a las amas de casa, a comenzar negocios propios.

En este sentido, Saade destacó que las amas de casa son uno de sus principales focos de atención, ya que a pesar de tener múltiples labores en casa, tienen el potencial de lograr algo que les genere satisfacción y evite el síndrome del nido vacío: la etapa cuando una mujer dedicó su vida a educar y cuidar sus hijos sin un proyecto de vida.

“Es muy común escuchar que las mujeres tienen deseos de ganar dinero, algo extra, pero no cuentan con mucho tiempo, ni saben cómo hacerlo. Hay que empezar a ver qué se puede hacer en los tiempos cortos y descubrir las habilidades y fortalezas para poder capitalizar el talento”, mencionó.

Por ello, parte de las ganancias del libro se destinarán a la fundación One Heart, que apoya a mujeres que sufren violencia.

Cómo vencer el rechazo

Uno de los temas que genera miedo a los vendedores es el rechazo, pero para convertirse en el mejor vendedor se requiere entender que eso es parte del trabajo y que en lugar de verlo como algo malo, se aprecie como una oportunidad.

Para vencer el temido no, Saade indicó que siempre se debe reforzar los valores de lo que se quiere vender, los beneficios de adquirirlo, por qué es mejor que otros y sobre todo escuchar a los clientes.

“El cliente que tienen dudas u objeciones es el que te va a comprar. Quien está de acuerdo en todo, tal vez te está dando el avión”, finalizó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario