La agencia creativa digital mexicana que conquista el mundo

Flock se convirtió en Isobar México este año. Foto: Especial

En 2009, Mario Nissan y Sebastián Tonda, un par de emprendedores vieron que ante el crecimiento de la comunicación digital, había una gran oportunidad para ayudar a las marcas a crecer teniendo una adecuada comunicación a través de las redes. En ese momento, surgió la idea de crear Flock, agencia creativa digital, de las pioneras en el sector.

La agencia creó un modelo disruptivo basado en estrategias en redes sociales, donde se escuchaba a los usuarios para que las marcas pudieran acercarse de una forma más efectiva. A 10 años de haber comenzado, han tenido importantes logros como transformarse en Isobar México, tras ser adquirida por el cuarto holding más importante a nivel global de publicidad Dentsu Aegis Network.

“’Nosotros primero escuchamos para generar un contenido’, ese era su lema. Esa misión, apalancada en tecnología de punta, comenzó al profesionalizar el manejo de la comunicación a través de las plataformas para las diferentes empresas del país”, explicó en entrevista a El Economista, Luis Ribó, chief creative en Office Isobar México.

Ribó explicó que tras varios años de demostrar éxitos a nivel local, Flock se volvió agencia atractiva para los diferentes sectores, hasta que en 2016, se consolidó el acuerdo con Dentsu para convertirse en Isobar. Esto les permitió conocer sobre prácticas a nivel global, tener un mejor desarrollo y acceder a nuevas herramientas. Fue hasta este año que se realizó la fusión completa.

Con la fusión, Isobar México tiene 85 oficinas a nivel global, genera 150 empleos en México y más de 6,000 en el mundo.

Los retos

En el camino de Isobar, se han presentado diversos retos pero el que Ribó considera principal es el de demostrar que una compañía local puede hacer un buen trabajo.

También están los cambios tan rápidos que vive el mundo digital. Esto les permitió ampliar su oferta y ofrecer servicios como consultoría en transformación digital, desarrollo de productos y servicios.

“La agencia que comenzó enfocada en las redes sociales, se transformó en una digital, integrada y capaz de tomar una maca y transformarla, sin importar los puntos de contacto con sus usuarios”.

Entre sus clientes se encuentran empresas como Samsung, Nestlé, Walmart, Coca-Cola, Telmex, American Eagle y José Cuervo, por mencionar algunas.

Cultura laboral

Ribó narró que el trabajo de los fundadores y el diseño de un nuevo modelo de negocios, es lo que ha hecho de Isobar lo que es hoy en día, la número uno en agencias digitales del país, de acuerdo al estudio Agency Scope 2019 que realiza la consultora Scopen, posición que ocupan por tercera vez.

Sin embargo, esto no es el único secreto de la agencia, ya que uno de los pilares más importantes es el equipo de colaboradores, quienes son seleccionados por estar dispuestos a trabajar en equipo y colaborar, y ser lo más talentosos.

El mayor activo de nuestra compañía son las personas, por eso somos muy cuidados al atraer talento porque en un mercado tan competido, tener una proporción alta de talento nos va a generar una gran diferencia”, dijo Ribó.

Para la agencia, más que colaboradores o empleados, se trata de personas por lo que importa mucho la tarea humana desde el proceso de reclutamiento hasta que se integran a sus labores.

Ante esto, buscan brindar la mejor experiencia laboral, dando capacitaciones constantes, cursos de música y desarrollo de otros hobbies, diseñan programas de sustentabilidad, respeto y sobre todo de inclusión.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario