Acoso sexual, una realidad en las empresas

Foto: Shutterstock

El acoso sexual es el comportamiento que compulsivo que solicita favores sexuales sin el consentimiento de aquel al que va dirigido y eso una situación que tiende a ocultarse en las empresas por vergüenza o miedo a que las personas que lo padecen no sean creíbles.

“Este problema tiende a ocultarse y no hablarse al interior de la empresa. Muchas veces las personas afectadas sienten vergüenza o tienen miedo que no les crean. Por eso, el empleador tiene la obligación de incorporar en el Reglamento Interno un procedimiento para tramitar y denunciar este tipo de actitudes”, recomendó Margarita Rico, directora Corporativa de Comunicación del portal de empleo Trabajando.com.

Rico consideró fundamental entregar medidas de seguridad y confidencialidad para la persona acosada, así como las sanciones correspondientes para el acosador y discreción para no tener miedo de que los corran por esta situación.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), expone que el acoso sexual se produce cuando una persona – hombre o mujer- realiza en forma indebida, por cualquier medio, requerimientos de carácter sexual, no consentidos por la persona requerida, que amenazan o perjudican su situación laboral o sus oportunidades de empleo.

Además de afectar la dignidad de las personas, el clima laboral de la empresa también se ve impactado, ya que el miedo, la inseguridad y el estrés se hacen presentes en los involucrados. “Las personas del mismo equipo de trabajo, son testigos de esta situación, sintiéndose prácticamente vulnerables a sufrir lo mismo”, dijo el portal en un comunicado.

El acoso sexual puede presentarse de dos formas:

  1. Cuando se condiciona a la víctima con la obtención de un beneficio laboral - aumento de sueldo, promoción o incluso la permanencia en el empleo - para que acceda a comportamientos de connotación sexual, o;
  2. Ambiente laboral hostil en el que la conducta da lugar a situaciones de intimidación o humillación de la víctima.

Se presenta en tres tipos de comportamientos: físico, verbal y no verbales. El primero, se manifiesta con violencia física, tocamientos y acercamientos innecesarios. El verbal, se manifiesta en comentarios y preguntas sobre el aspecto, el estilo de vida, la orientación sexual y las llamadas de teléfonos ofensivas. Finalmente, aquellos no verbales pueden ser silbidos, gestos de connotación sexual y presentación de objetos pornográficos.

Acoso sexual
La OIT presentó el costo del acoso sexual tanto para las víctimas, como los empleadores y la sociedad.
VÍCTIMAS EMPLEADORES SOCIEDAD
Sufrimiento Psicológico, como humillación, disminución de la motivación, pérdida de autoestima; Disminución de la productividad de la empresa, debido a: Costos a largo plazo para la reintegración de las víctimas;
Cambio de comportamiento, como aislamiento, deterioro de las relaciones sociales; •juicio injusto Beneficios para el bienestar del desempleado y jubilación;
Enfermedades físicas y mentales producidas por el estrés, como abuso de drogas y alcohol; •peligro del trabajo en equipo Costos por invalidez para los discapacitados;
Víctimas antes de conseguir oportunidades profesionales, abandono del empleo o suicidio. •desmotivación Gastos en procesos legales y penales;
•ausentismo Denegado el acceso de las mujeres a trabajos de alto nivel y buenos salarios, tradicionalmente dominados por los hombres;
No habrá candidatos para las vacantes en el lugar de trabajo donde se teme por el acoso sexual;
El progreso y la innovación en el seno de la empresa están amenazados por un entorno en el que reina la desconfianza y la falta de espíritu de equipo
FUENTE: TRAbajando.com

apr

CRÉDITO: 
Redacción