Para 57% de empleados, prioritario tener soluciones digitales en salud

Cerca de 94% de empresas invertirá en salud y bienestar. Foto: Especial

Un buen salario, prestaciones, flexibilidad de horarios y ambiente laboral sano, son algunas de las prioridades al momento de buscar un empleo y permanecer en una empresa; sin embargo, para que realmente no quieran abandonar a la compañía, para 57% es vital contar con soluciones digitales en salud, revela la Encuesta de Beneficios 2019, elaborada por Mercer Marsh Beneficios (MMB).

Tras entrevistar a 1,428 empresas en México, se encontró que para 83% su mayor preocupación es proveer beneficios competitivos que sean valorados por sus empleados para lograr su retención, algo que para 94%, la clave es la inversión en salud y bienestar, meta que preparan a corto plazo.

“Las tendencias actuales en beneficios para empleados muestran que el futuro de la salud debe incluir soluciones adecuadas a la era de transformación digital que actualmente estamos viviendo”, María Gabriela Ruiz, Subdirectora de Beneficios en MMB.

La necesidad de invertir en salud se debe a que 57% de los colaboradores encuestados reflejaron que su permanencia en una empresa está condicionada a una oferta de soluciones digitales para su salud. Desafortunadamente, sólo dos de cada cinco empresas incluyen estrategias relacionadas con la transformación digital, reconociendo que la anticipación a las necesidades en esta época de cambios y la adaptación a la era digital son algunas prioridades.

De acuerdo con la encuesta global “Health on demand” de Mercer Marsh Beneficios, 68% de las empresas comentan que están dispuestas a invertir en soluciones digitales en los próximos cinco años; 81% considera que estas soluciones impactarán altamente en la productividad de los empleados y 76% lo ven como una solución de retención de talento.

Salud mental

Ante esto, las nuevas estrategias de productividad están relacionadas con el bienestar mental de los colaboradores, para lo cual no se necesita una gran inversión económica, sino que con costo bajo y alto impacto se pueden lograr grandes cosas.

Por ejemplo, en el área de salud mental, donde existen barreras para identificar y apoyar a los empleados con problemas como depresión, ansiedad o trastornos adaptativos, una adecuada estrategia de acercamiento y técnicas para detectar y actuar oportunamente, que puede involucrar a especialistas médicos, permitirá mejorar la calidad de vida del empleado, sentirse valorado y escuchado por la organización.

En este sentido, México, Colombia, Perú y Argentina se posicionan en Latinoamérica como los mercados más avanzados para la regulación y políticas públicas en salud mental. Tan sólo en México, 29% de las empresas ofrece planes para el bienestar mental de sus empleados, de acuerdo con la Encuesta de Tendencias de Salud Mental Latinoamérica 2019.

Uno de los avances que se han logrado en el país son las nuevas regulaciones de la NOM035, la cual obliga a las empresas a identificar los factores que afectan a los colaboradores y su bienestar mental. Para ello, hay que prepararse con estrategias que busquen la felicidad y bienestar de sus colaboradores, e impacte en un futuro en el retorno de inversión por productividad y desempeño de los trabajadores.

Incidencia de siniestros

La necesidad de ofrecer atención a la salud de los empleados se intensifica con los siniestros que se registran anualmente. Datos del Estudio de Siniestralidad 2019 elaborado por el área de Wellness de MMB, mostró un incremento de 16% de siniestros este año a diferencia de 2018, es decir, alcanzando aproximadamente 65,000 incidencias, teniendo un costo por suceso de 56,752 pesos con aumento del 12%, que va de la mano con la inflación médica privada reportada en el último año.

De hecho, la prima promedio de Gastos Médicos Mayores por persona, tuvo en el transcurso del año un incremento del 17 por ciento.

Quintana Roo es la entidad con mayor costo por siniestro con 98,300 pesos, en promedio, sobrepasando el valor registrado en Ciudad de México, con 50% más, debido a los ajustes realizados con relación a una inflación internacional al ser una ciudad de paso turístico. Entre el turismo médico como lo definen, se encuentran los padecimientos crónico degenerativos y paliativos.

El mayor número de reclamaciones registradas se encontró en personas de entre 30 y 40 años. Donde se determinó que las tendencias de salud y siniestralidad han posicionado en primer lugar a traumatología y ortopedia, seguido por gastroenterología y cuidados ginecológicos de natalidad.

De igual manera, oncología se posicionó con el valor más alto al superar los 235,000 pesos por siniestro, además de haber obtenido el segundo lugar en siniestralidad en lo que va del año con un monto mayor a los 228 millones de pesos anuales; seguido de genética con un costo de 172,902 pesos que involucra el diagnóstico y el tratamiento.

“Actualmente la individualización de tratamientos se mantiene con mayor tendencia en cuanto a innovación para los siguientes años, por ejemplo la reducción de tiempos de estancia quirúrgica con la implementación de cirugía robótica, así como la especialización de atención para vectores como virus y bacterias, e incluso para el mismo cuerpo como se hace actualmente con el cáncer que permiten conocer cuál es la quimioterapia ideal para reducir riesgos de complicaciones y tiempos de tratamiento dejando el empirismo a un lado y llevando la tecnología a otro nivel”, dijo Enrique Yáñez, Gerente Médico de Siniestros y Beneficios de MMB.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario