El 50% de las empresas que ha implementado home office tiene mayor productividad

Foto: Especial

El 50% de las empresas ha notado una mejora en la productividad de sus empleados en teletrabajo. ¿Es el trabajo en remoto la panacea de la eficacia laboral?

El teletrabajo está siendo el salvavidas para muchas organizaciones durante esta pandemia. En aquellas actividades y sectores que sea posible, el trabajo en remoto les ha permitido seguir en funcionamiento. La tecnología les ha salvado y, además, han comprobado que sus empleados son más productivos.

Según el segundo informe de Alares sobre Teletrabajo en Tiempos de Covid-19, el 49.5 % de empresas que ha medido su productividad ha notado una mejora. El 58,33% continuará con esta modalidad cuando la situación se normalice, y el 93,94% está dispuesto a compensar los gastos derivados del teletrabajo.

De éstas, el 17,42% lo implantará dos días a la semana, el 15,91% más de dos días por semana, y el 13,64% de manera continua, salvo para ocasiones que requieran la presencia física en la oficina. "El teletrabajo ha llegado para quedarse, y nuevas formas de cuidar el bienestar de los trabajadores y trabajadoras también", afirma Javier Benavente Barrón, presidente de Alares.

Otro dato interesante que se desprende de la segunda edición de este análisis es que antes del estado de alarma, sólo el 9,09% de las empresas encuestadas tenía implantado el teletrabajo en sus empresas para toda la plantilla (el 31,82% lo llevaba a cabo solo para una parte). Del total de las organizaciones que tenían implantada esta modalidad antes del 14 de marzo, el 72,22% asegura que el trabajo en remoto ha mejorado durante el confinamiento.

Flexibilidad

Qué se hace y cómo se hace son los pilares que sustentan el éxito del teletrabajo. Los datos analizados en el informe de Alares confirman que un 28% de las 482 empresas entrevistadas ha establecido procedimientos específicos para medir la productividad del trabajo en remoto. Pero parece que la flexibilidad horaria también ha tenido mucho que ver: el 54,44 % de las compañías que ha facilitado el trabajo a sus empleados ha visto cómo aumentaba su eficacia.

Es más, este análisis observa una relación positiva entre flexibilidad y disminución de absentismo para un 56.4% del total de las compañías. También, un 75.7% ha establecido protocolos de comunicación para favorecer el contacto permanente con los equipos de trabajo, evitando así varios de los hándicaps de esta modalidad como pueden ser el aislamiento, la soledad o la disminución del sentimiento de pertenencia.

El compromiso y la vinculación del empleado con las empresas son aspectos que se resienten con el trabajo a distancia. De ahí que algunas organizaciones como Schneider Electric haya optado por un modelo híbrido.

Hace diez años que puso en marcha esta iniciativa que contempla un máximo de tres días a tiempo completo en remoto y una segunda modalidad a tiempo parcial, previo acuerdo particular entre manager y empleado que puede ser revocado en cualquier momento.

Ainoa Irurre, vicepresidenta de talento y movilidad para Europa de esta multinacional, apuesta por la continuidad de este modelo híbrido con el que han conseguido que los empleados no se desvinculen del propósito de la compañía y, además, les ha permitido atender las necesidades particulares de cada trabajador. Asegura Irurre que se trata de pasar de la cultura del control a la de la confianza, ya que entiende que el teletrabajo es puro salario emocional y da respuesta a distintas realidades.

Destaca el informe de Alares que el 37.8% de las organizaciones ha favorecido la flexibilidad horaria de toda su plantilla, mientras que el 47.7% la ha facilitado únicamente en los puestos que así lo permitían. Mar Aguilera, directora de Fundación Alares e impulsora de este informe, afirma que "las empresas que apuestan por cuidar a sus trabajadores/as, proporcionándoles servicios que mejoran su calidad de vida, obtienen mejores resultados que derivan en una mejora de la competitividad a todos los niveles."

Bienestar

El 51% de las empresas que proporcionan servicios de cuidados a su plantilla ha incrementado su productividad. Entre las atenciones que han facilitado las compañías a sus empleados, la encuesta de Alares refleja que el 26.2% ha ofrecido ayuda médico-psicológica, seguido de las gestiones administrativas en un 19.3%. Le siguen la ayuda a domicilio ante enfermedad (9.3%), tele asistencia para mayores (6.8%), compra de medicamentos (6.8%), profesores particulares (6.2%), apoyo en gestiones para traslados geográficos (5.6%), y el apoyo en domicilio por el nacimiento de un bebé (5.6%). También destaca la ayuda ante pequeñas reparaciones y mantenimiento del hogar (5.6%).

Qué están haciendo las empresas

El bienestar del empleado es el gran desafío de la próxima década también por el impacto psicológico que puede tener a medio plazo, y las empresas ya están tomando cartas en el asunto. El HR Trends Report 2020 de Top Employers Institute destaca que "las iniciativas para fortalecer la salud mental, que hasta entonces eran tabú para las empresas, están adquiriendo un gran protagonismo".

La práctica de mindfulness, los cursos de gestión de estrés, los programas antibullying o el derecho a la desconexión digital son algunas de las actuaciones que están poniendo en marcha las empresas. Algunas de las prácticas que recoge este informe son las de banco Santander, Pfizer y Bristol Myers Squibb.

Por ejemplo, el banco Santander ha desarrollado entre otros BeHealthy, un programa para comunicar y dinamizar hábitos de vida saludable y, Santander Contigo, un servicio integral de ayuda para los empleados y sus familias que permite recibir ayuda a domicilio, telefarmacia, apoyo psicológico, asesoría legal, cuidado de mayores, etcétera.

En Pfizer llevan a cabo valoraciones de riesgo psicosocial y se evalúan las áreas de mejora.

En Bristol Myers Squibb disponen de una línea de apoyo al empleado por canal digital o telefónico en el que un equipo de especialistas asesora las 24 horas del día, 7 horas en semana sobre temas personales y profesionales. Completan este servicio con otras iniciativas como sesiones de mindfulness, teletrabajo y horario flexible.

Gestionar el estrés

El estrés es el talón de Aquiles de la productividad. Suma CRM, una startup española especializada en CRM para pymes y empresas tiene 13 empleados en plantilla y, desde sus orígenes ha apostado por el trabajo en remoto -Efficy, el grupo belga al que pertenece SumaCRM desde 2019 cuenta con 220 empleados en 9 países-. Suma CRM ha elaborado un listado de recomendaciones para evitar que el estrés mine la eficiencia del teletrabajo:

  • Más vale prevenir que curar. El remoto no es un 24x7, fijar un horario contribuirá a reforzar la salud mental. La desconexión digital tan necesaria apenas se aplica en el teletrabajo.
  • Planificación. Una planificación y un calendario detallado ayudará al trabajador a centrarse primero en las tareas importantes y luego en la gestión de las secundarias, aumentado así su satisfacción personal y dejando de lado esa sensación de no avanzar que genera ansiedad y frustración.
  • Ceremonias en vez de reuniones. Para evitar que las reuniones se prolonguen proponen 'ceremonias' de metodologías ágiles. Por ejemplo, Daily Standups, una reunión diaria de sólo 15 minutos y en la que cada persona responde tres preguntas: ¿Qué hice ayer? ¿Qué voy a hacer hoy? ¿Qué me bloquea?
  • Comunicar de una forma ágil es posible mediante el uso de herramientas de chat que permitan esperar a que la gente responda cuando pueda. En Suma CRM que llevan años trabajando en remoto sugieren Teams: "Además de chats individuales, puedes crear grupos que son geniales para que todo el mundo tenga el feeling de la empresa y así se sientan parte del grupo".
CRÉDITO: 
Expansión / Ripe