Las 11 actitudes que no debes tener en tu trabajo

Burlarse de otros contamina el ambiente laboral. Foto: Especial

El trabajo es donde pasamos la mayor parte del día y donde más interactuamos con otros, por lo que es importante hacer de ese espacio, uno acogedor, lleno de bienestar y productivo; sin embargo, algunas actitudes pueden contaminar el ambiente y el estado de ánimo.

De acuerdo al estudio Effect of Mood on Workplace Productivity realizado por académicos de la Universidad de Northwestern, 68% de las personas con un estado de ánimo positivo presentan una mejor actitud y productividad hacia su trabajo que aquellas que se muestran negativas.

Mucha negatividad y mal humor surge por las actitudes que llegamos a tener, pero ¿cómo saber cuáles son?

María Hernando experta en wellness corporativo y directora ejecutiva de Núad SPAmóvil, explica que con base al texto “Las 27 Fuentes de Conducta Equivocada”, escrito por Shantideva (erudito budista, maestro de meditación) en el siglo VII D.C, hay 11 indicadores negativos más comunes entre los trabajadores:

  1. Burlarse de otros o hacerles bromas.
  2. Exponer faltas o fallas ocultas de otros.
  3. Deseo de revivir conflictos antiguos.
  4. Hablar exageradamente de las cualidades propias.
  5. Meter cizaña para causar peleas.
  6. Estar lleno de intolerancia.
  7. Ser arrogantemente pretencioso.
  8. Sentir envidia por los éxitos de otros.
  9. Juzgar a otros con estereotipos.
  10. Presentar irritabilidad continua.
  11. Estar sumido en la pereza.

Si sientes que tú o alguno de tus colaboradores tiene estas actitudes, hay cuatro acciones que te ayudarán a revertirlo

Identifica las causas

Al finalizar el día, anota en una libreta las actividades que llevaste a cabo e identifica algunas de las emociones aflictivas o negativas que sentiste, estas pueden ser miedo, tristeza, frustración, culpa o celos, así como las emociones que te hicieron sentir feliz, la introspección constante te ayudará a saber qué tipo de situaciones alteran tus sentimientos por lo que será más fácil controlar la situación de manera inteligente.

Medita

No es necesario salir de la oficina para hacerlo, en tu lugar de trabajo puedes practicar diferentes técnicas o de introspección o de estabilidad de la atención. Algunas que se han puesto de moda son técnicas de relajación para cultivar estados mentales positivos: siéntate en la orilla de tu silla, con la espalda recta, cierra los ojos y recuerda algo que te haga sonreir por dentro y observa cómo tu cuerpo respira, no tienes que modificar nada, sólo poner atención al respirar, como se expande y se contrae el abdomen… al cabo de unos minutos notarás el cambio en tu estado de ánimo.

Masaje express

“La nuca, el cuello y los hombros son lugares donde más se concentra la tensión, por ello un masaje express puede mejorar el rendimiento, incrementar la motivación y mejorar tu buen humor utilizando menos de 20 minutos”, menciona Hernando.

Aromaterapia funcional

Exiten diversos aceites que fungen como estimulantes, relajantes o energetizantes, en este caso para reducir la irritabilidad se puede utilizar el aceite de naranja, ya que por sus propiedades disminuyen la ansiedad, irritabilidad y el estrés. Úsalo en un difusor eléctrico para mayor facilidad.

“El enojo, si se aprende a observar a tiempo y a permitirlo, sin el miedo de sentirlo, deteniendo su efecto antes de actuar, decir o hacer algo de lo que después nos arrepintamos, puede convertirse en un factor positivo. Es importante comenzar a familiarizarnos con nuestra mente, con nuestros patrones de comportamiento físico, verbal y mental, ya que éstos nos permitirán generar un cambio personal que se verá reflejado en nuestro trabajo y en nuestras relaciones”, finaliza Hernando.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario