10 pasos para ser un líder de startup exitoso

No es lo mismo el liderazgo en un gran corporativo que una startup. Foto: Especial

Para tener empleados felices, exitosos, comprometidos y plenos, primero hay que ser un buen líder y aunque en las grandes corporaciones se cuenta con programas o tácticas para ejercer el liderazgo, no es igual en las startups.

Como emprendedor, es fundamental aprender a ser un buen líder y para comenzar, lo primero es diseñar estructuras poco verticales, con transparencia, una cultura ágil y empoderadora, y sobre todo trabajar con propósito, considera Javier Megías, CEO y cofundador de Startupxplore.

Mientras que las compañías consolidadas ponen el foco en la eficiencia y se orientan al resultado, las startups operan a menudo en "modo exploración", de modo que priman la agilidad, la innovación y el trabajo colaborativo.

Así, "se fomenta la asunción de riesgos, la creatividad y se empodera a los empleados, que pueden tomar decisiones de forma independiente", explica Miguel Ángel Díez Ferreira, director de Impact, la aceleradora de ISDI.

A menudo se trabaja por proyectos, se concede libertad para teletrabajar y se apuesta por una cultura colaborativa, "clave para que los empleados se involucren y se sientan parte de un proyecto con ambición de cambiar el mundo", subraya Díez Ferreira.

Por ello, los especialistas enlistan 10 pasos que los líderes de las startups deben realizar para crear una adecuada cultura en la organización.

El liderazgo es colaborativo

Las startups ponen en práctica el principio de que juntos se toman mejores decisiones, por lo que se decide de manera colectiva.

Además, la participación equitativa fomenta los buenos resultados y aumenta el compromiso y la responsabilidad.

Confía en el talento y cuida la selección

El talento es la piedra angular en torno a la que construir la propuesta de valor.

Un buen líder selecciona con sumo cuidado a sus empleados y no tiene miedo de rodearse de personas más inteligentes que él mismo.

Evita estructuras rígidas y verticalizadas

La aplicación de estructuras jerárquicas verticales es contraproducente en las startups, donde no existe tiempo para la supervisión.

Asiente una cultura y unos valores corporativos

Un líder debe ser consecuente con lo que predica. Las decisiones no pueden contradecir la cultura: estos valores tienen cada vez más peso en la captación y retención de talento.

Acepta nuevas ideas y permite cambios

El fundador de una startup identifica oportunidades donde otros no las ven, pero la mejor idea no siempre será la suya.

Por ello, debes tener la mente abierta y escuchar a todos.

Implica a todos y fomenta la meritocracia

Las organizaciones horizontales y diversas premian el valor real que aporta cada persona.

Así, se deben tomar medidas correctoras con los empleados que no funcionan bien y hay que premiar a los mejores.

Conviértete en un líder carismático

El responsable debe tener confianza en sí mismo y ser capaz de transmitir su visión a los demás.

Al convertirse en un ejemplo, multiplicará su influencia sobre el equipo.

Inspira a tus empleados para que te sigan

Los líderes transformacionales apelan a los valores del equipo y estimulan sus emociones.

El propósito de una startup es compartido, de forma que impulse a los demás a seguirlo.

Sé cercano y proporciona feedback positivo

Las estructuras planas acercan a la alta dirección con los empleados que se encuentran en primera línea.

El contacto directo y un enfoque positivo son beneficiosos para el equipo.

Sé ágil y flexible pero también realista

La flexibilidad no implica perseguir cada oportunidad. Ser realista es esencial para utilizar los recursos de forma eficiente, conseguir mejores resultados y motivar al equipo.

CRÉDITO: 
Expansión España / RIPE