Cuando el nuevo integrante de la compañía es el Director General

Todo cambio de compañía para un directivo implica desafíos. Cada empresa tiene sus particularidades que, como nuevo Director General, se deben interiorizar, para lo cual es necesario adaptar las capacidades y conocimientos propios.

El proceso de Inbound como director general es complejo, se requiere tener una visión global del estado de la compañía, en este caso no sólo de la filial local, sino de la región a la que pertenece y por supuesto de sus relaciones con el corporativo.

Uno de los principales retos de cambiar de compañía y asumir el cargo de director general, consiste en capitalizar las experiencias previas y ser capaz de sumar valor a la empresa a la que se llega en el rol de máximo responsable local. Ello implica, desde el respeto a todo lo bueno que ya existe en la empresa y que funciona, hasta hacer los cambios necesarios para liderar la compañía con el estilo que caracteriza al nuevo responsable de la misma.

La primera etapa del cambio es clave, hay que buscar adaptarse al nuevo cargo en un periodo lo más breve posible, intentar llevar al límite la capacidad de integrarse en el contexto del negocio, y habituarse social y culturalmente con el entorno de la organización.

¿Por dónde empezar, cuáles son las principales áreas que se analizan o evalúan?

  • Indagar sobre la organización y las personas que la integran: es fundamental conocer a todos los colaboradores, internos y externos, y poner especial atención en aquellos que tienen un papel relevante en la compañía.
  • Analizar la base instalada de clientes: establecer o reforzar las relaciones con ellos y asegurar una transición adecuada con respecto a la dirección anterior.
  • Conocer la situación de las áreas de negocio: trayectoria, objetivos y resultados.
  • Revisar la situación financiera de la compañía con respecto al plan marcado para el periodo.
  • Restablecer la relación con los diferentes partners de negocio y principales proveedores.
  • Analizar el plan comercial y de marketing: objetivos, resultados conseguidos y retos a corto y mediano plazo.
  • Revisar la situación de las principales operaciones en curso.
  • Por último, pero no menos importante, analizar, renovar e impulsar las relaciones instituciones y la imagen pública de la compañía, necesarias para un óptimo desempeño de ésta.

Asumir el nuevo cargo no es tarea sencilla, pero sin lugar a dudas, elaborar un plan realista será un gran comienzo. En este sentido, la combinación de profesionales con una trayectoria sólida en la compañía, junto con alguna incorporación externa que complemente a lo existente y que conozca el estilo de gestión del director, ayudará a conformar un equipo balanceado y competente en el menor tiempo posible.

Por un lado, habrá que demostrar las capacidades por las que se tuvo acceso a este nuevo cargo, y por el otro, se deberá contar con la humildad y mente abierta que permita observar sin prejuicios y preguntar todo aquello que no se entienda del nuevo puesto o contexto, acciones cruciales que harán que el proceso de adaptación sea más rápido y eficiente.

* El autor: Daniel Lago Eizaguirre, Director General de Meta4 México, empresa líder de soluciones en la nube para la gestión de recursos humanos

Imagen: