Cómo desarrollar el liderazgo en una empresa

En nuestra columna anterior hablamos sobre el conflicto del liderazgo en las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), y en esta ocasión quisiera retomar el tema para mostrar algunos puntos clave que deben ser desarrollados al interior de una compañía.

Los estrategas de recursos humanos estamos convencidos que una de las principales responsabilidades del área, es generar en nuestros colaboradores capacidades organizacionales que requieren para contribuir con el éxito de la empresa en el mercado.

Hace algunos unos años, se pensaba en desarrollar competencias de manera individual en los colaboradores, pero no se enfatizaba en cómo se puede generar de manera colectiva, capacidades organizacionales que permiten que una empresa se distinga de otra.

El líder

Ya sea en las pymes o en las grandes empresas, un líder es una persona que cuenta con una serie de competencias que lo hacen exitoso y confiable para otros, capacidad por la cual los accionistas, colaboradores y clientes, sienten confianza de permanecer con dicha organización.

Ante tal panorama, ejercer el liderazgo dentro de una compañía es esencial para asegurar la supervivencia y expansión de la misma, pero también es importante tomar en cuenta un factor clave: las competencias individuales del líder.

Es aquí donde la educación individualizada y acorde a las necesidades de las posiciones y de la empresa, pueden ser un factor para ejercer influencia sobre del resto de los miembros de la organización.

Sucesión y liderazgo

Cualquier persona que sea seleccionada para reemplazar al creador de la empresa o que sea asignada como uno de los principales ejecutivos representantes en la organización, debería contar con las credenciales necesarias. Es decir, deben ser profesionales con las siguientes características:

i) Educación continua relevante y técnica: es importante que una persona que haya recibido la educación necesaria, pero también se haya preocupado por mantenerse actualizado a través de seminarios, diplomados, capacitación propia de la organización.

Y si además, cuando inició su trayectoria en la empresa, no contaba con estas capacidades, es un gran ejemplo a seguir si decide estudiar mientras trabaja.

ii) Visión Estratégica: es la capacidad que debe tener el ejecutivo de crear escenarios reales a futuro, que pueda cumplir y hacerlos realidad. Para esto requiere estar bien informado, por sus relaciones, por el tipo de conocimiento actualizado que maneja, pero también por la forma como lee diferentes fuentes para mantener conocimiento y poder proyectar los resultados futuros.

iii) Historia de Resultados: esto refleja su capacidad de ejecutar todos los escenarios que propuso como resultados en un futuro. Este punto muestra su capacidad de convertir sus propuestas, metas, proyecciones en realidad.

iv) Desarrollo de equipo: este aspecto tiene que ver con la capacidad que tienen la persona de contar con seguidores, miembros de su equipo que estén dispuestos a dar más del 100% por apoyar a la persona. Es la credibilidad que tiene, debido a su comportamiento diario, que observan las personas que están cerca al líder y que observan su comportamiento.

La manera como la empresa administre el crecimiento de sus ejecutivos y la selección de los mismos, genera la legitimidad para que las futuras generaciones se sientan comprometidas con su propio desarrollo, su compromiso de cumplir las promesas y los objetivos, así como desarrollar su habilidad de manejar equipos, por lo que in líder con todos estos aciertos será el integrante perfecto para dirigir cualquier institución.

apr