Emprendedor: ¡Huye del lugar común!

“La sabiduría inútil sólo se diferencía de la tontería en que da mucho más trabajo”.
(Anónimo)

Es sumamente motivador encontrarse por el mundo a gente que busca salir adelante por sus propios medios. Aunque emprender no es para todos, es bien cierto que tenemos esa vena dentro de nuestro organismo y probablemente está dormida. Sin embargo, es bien sabido que todos los que nos jactamos de profesar cualquier labor, tenemos ganas de mejorar nuestro entorno, de darnos unas vacaciones bien merecidas, o simplemente, de ayudar a más personas a cumplir sueños. Los emprendedores están cada día más motivados a salir adelante y por ello quisiera hablar sobre aquello que se conoce como “el lugar común de los emprendedores” que durante mi experiencia como mentor he observado con el paso de los años.

Entendiendo que un lugar común se usa más que nada en la literatura, se puede definir como una frase “trillada” o utilizada de manera viciosa dentro del lenguaje; por ejemplo aquellas frases que nos cansamos de leer en redes sociales: “Soy ú[email protected]”, “soy fuerte”, “empodérate, mujer”… entre miles de ideas que les quedan a las personas como “anillo al dedo”. Ese tipo de lenguaje es para los expertos en el tema, una lectura que no aporta nada al lector y, por lo mismo, es desechada.

De la misma manera, los emprendedores pueden caer en el vicio del lugar común, con ideas de negocios “innovadores” pero que en realidad, no destacarían ante ningún pitch por contar con el mismo concepto que muchos otros. Por ejemplo, he visto desfilar a personas que juran que su negocio es único, pero que ya se ha visto en nuestro país y en todo el mundo. Recordemos que es preciso innovar de verdad en el emprendimiento; de poco sirve lanzar un modelo de emprendimiento sobre una estética a domicilio, o un cuidador de perros que pasea diariamente a las mascotas. Ya hay muchos y aunque la propuesta de valor sea modificada en estos negocios, el fin es el mismo… el mismo lugar común de los emprendedores.

Hay que innovar. Pero cuando decimos INNOVAR quiere decir literalmente, mudar o alterar algo, introduciendo novedades. No se trata de cambiar el modelo que ya teníamos introduciendo una nueva forma de pago. Es literalmente, ALTERAR algo, un servicio, un producto único de verdad único, que no exista en el mundo. Que sea una solución y ayude a muchas personas. Pero para llegar a ese punto, es preciso ser capaces de hacer la verdadera diferencia con las soluciones que buscamos y destacar para lograr salir de este lugar común del que hablamos.

¿Por dónde empezamos?

Dependiendo del modelo de negocio que queramos desarrollar, es recomendable tomar en cuenta las siguientes ideas:

  • Es preciso moverse a donde no encontremos competencia. De ahí que los verdaderos innovadores han desarrollado ideas que han llegado a mercados diferentes. Por ejemplo el Cirque du Soleil se enfocó en crear un espectáculo que originalmente estaba creado sólo para niños.
  • Innovar también se trata de volver obsoletos algunos productos o servicios, creando nuevas formas de hacer las cosas. Ejemplo de ello sería el correo postal vs. e-mail, el programa Word vs. las máquinas de escribir, etc.
  • Encontrar la manera de comunicarte con el consumidor de manera más directa. Las redes sociales han hecho mucho más sencillo escuchar las necesidades de los clientes, por lo cual una investigación sobre lo que necesita en particular cierta población no está de más a la hora de salir de nuestros lugares comunes.

Toma en cuenta que las presentes recomendaciones son muy específicas y que si todos buscamos la misma respuesta, entonces dejaríamos de lado la innovación y entraríamos de nuevo en este afamado “lugar común”; el verdadero secreto está en desarrollar modelos de negocio perdurables y que con el tiempo sean tan innovadores como el primer día. Es un gran reto, pero les aseguro que vale completamente la pena.